El Consistorio parejano acaba de adquirir dos desfibriladores que facilitan la atención sanitaria en casos de urgencia, para asistir a una persona en los primeros minutos de una parada cardíaca, creando así un espacio cardioprotegido en la localidad. Para que cualquier persona sepa cómo responder a este tipo de situaciones, el Ayuntamiento organizó un sencillo curso formativo al que asistieron numerosos vecinos interesados en conocer el uso adecuado del desfibrilador.

Pareja ya es espacio cardioprotegido
El Ayuntamiento de Pareja ha adquirido dos desfibriladores (DESA) que se han colocado en el exterior del Consultorio Médico y en el Centro Social. Para conocer el correcto uso de este material vital en situaciones de emergencia, el Consistorio organizó ayer una charla explicativa abierta a todos los vecinos.

El alcalde de Pareja, Javier del Río, dio inicio a esta charla didáctica presentando al médico y enfermera de Pareja, así como al propio técnico del DESA (Desfibrilador Externo Semiautomático), que ofrecieron asesoramiento técnico sobre la utilización de los desfibriladores. Los numerosos asistentes de todas las edades aprendieron a manejarlos de forma eficiente, rápida y segura, y también realizaron prácticas sobre la reanimación cardiopulmonar básica y el uso del desfibrilador, con el objetivo de que cualquier persona pueda mantener con vida a la víctima hasta la llegada de los equipos de emergencia.

El regidor incidió en la importancia de una buena atención sanitaria, “la sanidad es algo que todos los ciudadanos valoramos y necesitamos. Desde el Ayuntamiento de Pareja, queremos dotar de recursos a nuestros vecinos, como el helipuerto que construimos recientemente o la adquisición de estos dos desfibriladores vitales en situaciones de emergencia médica, recursos que se hacen si cabe más necesarios en el mundo rural al estar más alejados de los grandes hospitales”. Asimismo agradeció al personal sanitario de Pareja su asesoramiento para la instalación de los dos desfibriladores y su colaboración en la formación de los asistentes.

Por ello, los desfibriladores adquiridos por el Consistorio están pensados para ser utilizados por personal no sanitario, siguiendo solamente unos sencillos consejos. Se han instalado en la puerta del Centro Médico, donde serán accesibles para todos los vecinos las 24 horas del día, y también en el portal del Centro Social. Ambos se han señalizado con flechas y cartelería con indicaciones para su correcto uso.

El desfibrilador es un aparato electrónico portátil empleado para afrontar la parada cardiorrespiratoria, una de las principales causas de fallecimientos en Europa. Se estima que aproximadamente el 12,5% de las defunciones que se producen de forma natural son debidas a muerte súbita. El 88% de estos casos son de origen cardiológico, y muy pocas personas sobreviven, sobre todo, por ausencia de atención médica.

Las víctimas de paro cardiaco pueden ser reanimadas si se dispone de un desfibrilador que envía una corriente eléctrica que devuelve el ritmo normal al corazón. Es un instrumento muy eficaz, su utilización salva muchas vidas al año si una persona con mínimos conocimientos inicia, lo antes posible, el soporte vital básico.