Palomares del Campo se une a los pueblos de la provincia de Cuenca que se quedan aislados sin que pase ningún autobús
• Desde el inicio de la pandemia se suspendía la línea entre Socuéllamos y Cuenca, que pasa por la localidad. El Gobierno Central no la ha vuelto a poner en marcha. Afecta a otras localidades conquenses como Torrejoncillo, Montalbo, Los Hinojosos, Fueltelespino, Villarejo o Mota del Cuervo

Un nuevo pueblo de la provincia de Cuenca, esta vez Palomares del Campo, se ha quedado incomunicado. Por esta localidad, de algo más de 600 habitantes, ha dejado de pasar el autobús, “sin previo aviso. Se suprimió durante la pandemia, pero no lo hemos vuelto a recuperar”, explica la alcaldesa de la localidad Dolores Pérez Moreno. A mediados de agosto, y ante el creciente malestar de los vecinos, el Ayuntamiento informaba en sus redes sociales de la situación, dejando, sobre todo muy claro que, desde el pasado dos de julio, que contactaran con la Subdelegación, llevan esperando que se restablezca el servicio, “a falta de noticias”, señala el comunicado municipal, “cada semana se ha intentado contactar entre tres y cuatro veces sin recibir respuesta satisfactoria e incluso llegando a colgar directamente el teléfono”.

La alcaldesa de Palomares relata, también que desde la propia Subdelegación del Gobierno les facilitaron un número de teléfono para solicitar el paso del autobús cuando quisieran viajar. Esta modalidad, la parada a demanda, implantada en un gran número de pueblos de la provincia, ha sido muy criticada por los usuarios del autobús, por las dificultades que entraña el poder comunicar con ese número y porque no permite viajes improvisados. “En nuestro caso, es más grave porque yo personalmente contacté con la empresa en la que teníamos que solicitar el paso del autobús y me dijeron que no tenían ningún tipo de indicación de que tenían que pasar por Palomares. Luego nos facilitaron otro número distinto y en ese ni contestan”, explica María Dolores Pérez.

La línea de autobús que pasaba por Palomares hasta principios de este año era la Cuenca-Socuéllamos. Varios municipios conquenses como por ejemplo Torrejoncillo, Montalbo, Los Hinojosos, Villarejo o Mota del Cuervo también se han quedado sin este servicio. “Reivindico que vuelva a pasar el autobús de línea por mi pueblo porque estamos incomunicados con la capital, con Cuenca, y también nos servía como enlace para viajar a Madrid. El autobús es necesario para ir al médico, para que los mayores que no conducen o quienes no tienen coche puedan moverse y para los jóvenes, que tienen que ir a estudiar o que, como este verano, por ejemplo, querían utilizarlo para poder asistir a la autoescuela a sacarse el carné”, apunta la alcaldesa.

Para María Dolores Pérez es totalmente incomprensible que un pueblo se quede aislado, sin transporte, “dependes de que un vecino te lleve donde necesites o de tu marido o de tus hijos o de cualquier otra persona”. “Desde los gobiernos de España, la Junta de Comunidades y la Diputación no se pueden permitir estas situaciones. El mundo rural, los municipios y quienes vivimos en ellos no somos ciudadanos de segunda y tenemos derecho a contar con los servicios básicos. Hablan a todas horas de la despoblación, pero cuando se trata de evitar que desaparezca, como en mi pueblo, el autobús, nadie hace nada”, reitera. Eso sí, la alcaldesa tiene muy claro que va a seguir luchando lo que haga falta y donde sea preciso para que el autobús vuelva a pasar por Palomares.

 
Comparte esta noticia: