El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha comprometido hoy, durante el Debate del Estado de la Región, a licitar el proyecto constructivo y la ejecución de las obras del primer remonte mecánico al Casco Antiguo de Cuenca, el que unirá la Hoz del Huécar y la Plaza de Ronda, en el plazo de tres meses a partir de la firma del convenio de colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad.

Page se compromete a licitar el proyecto y las obras del primer ascensor al Casco Antiguo en el plazo de tres meses desde la firma del convenio con el Ayuntamiento
 La realización de pruebas PEC-TAC con unidad móvil, claves para la detección y el tratamiento de enfermedades oncológicas, se extenderá al área sanitaria de Cuenca antes de finalizar la legislatura, con lo que se evitará el desplazamiento de muchos pacientes.

García-Page ha recordado que la Junta ha hecho llegar al Ayuntamiento de Cuenca y al Consorcio de la Ciudad una propuesta de convenio para la financiación de este proyecto, que incluye también la intervención en la antigua muralla y el paseo fluvial, y está pendiente de una repsuesta. Convenio según el cual la el Gobierno regional aportará el 80 por ciento de la financiación, alrededor de cuatro millones de euros; y el Ayuntamiento, a través del Consorcio, el 20 por ciento restante, cerca de un millón de euros.

El presidente autonómico se ha mostrado convencido que el proyecto de remontes mecánicos, promovido por el Gobierno regional a través del Colegio de Arquitectos de Cuenca y del Grupo Cuenca [IN], “será un revulsivo tremendo para la ciudad que cambiará la movilidad y le permitirá alcanzar las cotas de turismo que merece, como ya ha sucedido en Toledo”.

Por otra parte, se ha referido al nuevo hospital, cuyas obras “van viento en popa”. Si bien ha lamentado la actitud de aquellos que han llegado a afirmar que el Gobierno regional “había contratado figurantes con casco y mono” porque “es una falta de respeto a los trabajadores y no todo vale en política”.

En materia sanitaria, también ha anunciado que, antes de finalizar la legislatura, la realización de pruebas PEC-TAC con unidad móvil, claves para la detección y el tratamiento  de enfermedades oncológicas, se extenderá al área sanitaria de Cuenca, con lo que se evitará el desplazamiento de muchos pacientes.

Además, se pondrá en marcha la nueva Sala Mixta de Hemodinámica Cardiaca del Hospital Virgen de la Luz y se avanzará en los proyectos de los centros de salud de  Campillo de Altobuey y Carboneras de Guadazaón, que están en fase de contratación.

García Page también ha confirmado la próxima apertura de la residencia de mayores de Priego, dentro del Plan de Infraestructuras Sociales Horizonte 2020 que ha trazado el Gobierno regional para abrir los 122 centros de Servicios Sociales que permanecen cerrados desde la anterior legislatura. Una residencia que contará con 45 plazas públicas, 10 en servicio de estancias diurnas, y generará al menos 35 puestos de trabajo en la comarca de la Serranía de Cuenca.

Inversiones todas ellas que deben contribuir también a hacer frente al resto de la despoblación. En este sentido, el presidente regional ha asegurado que ocho de las nueve líneas de la Inversión Territorial Integrada (ITI) de Castilla-La Mancha, que va a suponer la movilización de más de 500 millones de euros, “ya están en marcha”.

“Quiero agradecer a todos los alcaldes y alcaldesas, del PSOE, del PP, independientes, etc., que se han apuntado con el Gobierno a solicitar ayudas de los fondos ITI porque es muy importante que en este objetivo del despoblamiento no esté el Gobierno solo clamando en el desierto”, ha afirmado García-Page, quien ha destacado la importancia de que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se haya comprometido a incorporar el criterio del despoblamiento en el nuevo modelo de financiación que se va a negociar.

Por último, el presidente regional ha instado al Partido Popular a “rectificar y sumarse a la corriente evidente, y de mayor consenso social en España, de rechazar la barbaridad del basurero nuclear de Villar de Cañas”.

En su lugar, ha abogado por hacer una “apuesta drástica” por las energías renovables, no sólo en cuanto a su producción sino también para favorecer su utilización y el abaratamiento de los precios; así como por del desarrollo turístico, apoyándose en proyectos culturales como las grandes exposiciones que se están desarrollando en Cuenca o la colección Roberto Polo.