Page plantea tres grandes pactos nacionales en materia de legislación presupuestaria, cambios constitucionales y gobernabilidad
El presidente castellano-manchego se ha felicitado de contar con un país “esponja y muy integrador” y ha reclamado la necesidad de alcanzar estabilidad a nivel nacional.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha planteado este lunes la necesidad de alcanzar tres grandes pactos a nivel nacional que cuenten con el consenso de PSOE, PP y Ciudadanos. De este modo, ha considerado que debería cambiarse la legislación presupuestaria para contar con presupuestos “a más largo plazo”, evitar cambios en la Constitución si no existe un gran consenso para hacerlo y apostar porque pueda gobernar la fuerza más votada cuando no se alcance un acuerdo para formar Gobierno.

Así lo ha señalado hoy García-Page, que ha protagoniza hoy el desayuno informativo organizado por el diario La Tribuna de Toledo y UFD (Grupo Naturgy) en el Palacio de Congresos ‘El Greco’ de Toledo, y al que han asistido cerca de trescientas personas.

Durante su intervención, el presidente castellano-manchego ha incidido en la necesidad de que los presupuestos “no estén pendientes de diez independentistas”, por lo que ha pedido cuentas con carácter plurianual. Por otro lado, ha asegurado que no debe abrirse “el melón constitucional” si no se está de acuerdo por mayoría en la necesidad de hacerlo. Finalmente, ha advertido que en ocasiones el plazo para formar Gobierno “puede convertirse en eterno”, y ha abogado porque pueda gobernar el partido más votado.

En otro orden de cosas, García-Page ha asegurado que España tiene “muchos motivos para el optimismo y para sentirnos orgullosos” y ha puesto como ejemplo que contemos con uno de los mejores sistemas públicos de salud, que seamos el país en el que más trasplantes se realizan, que llevemos a cabo un importante número de acciones de paz o que seamos una potencia en publicaciones científicas. Asimismo, ha puesto de relieve la importancia de la industria cultural española y los buenos datos de turismo que atesora el país.

Asimismo, se ha felicitado de contar con un país “esponja y muy integrador” y ha reclamado la necesidad de alcanzar estabilidad a nivel nacional. Tras diferenciar entre la estabilidad del Gobierno y la del país, ha puesto el acento en aquella “que todos reclamamos día a día, la estabilidad de gestión”.

Detrás del independentismo solo hay egoísmo

Por otro lado, el presidente García-Page ha asegurado que no solo va a hablar de Castilla-La Mancha en los temas locales, “porque no hablar hoy de España es un problema para la región, porque si no lo hacemos nosotros, lo harán otros, y porque si dejamos solo al Gobierno, si no le ayudamos con más opiniones distintas de los que siempre hablan desde una posición independentista, estamos consagrando la bilateralidad del debate”.

En último lugar, ha reiterado que lo peor del independentismo en España “no es que esté atacando la unidad por conceptos culturales, morales o religiosos. Esto es un claro problema de egoísmo económico”, ha valorado el presidente, antes de asegurar que los independentistas “atacan más la igualdad que la unidad”.