El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido hoy a los portavoces de los partidos políticos en la oposición con representación parlamentaria en las Cortes, consenso y diálogo. “Estoy dispuesto a llegar a todo tipo de acuerdos, sin insultos, ni política sucia”, ha dicho.

Page pide consenso y diálogo a los partidos en la oposición en los asuntos de interés general para la región como la armonización fiscal o el agua
“Quiero entendimiento, aunque sea con la boca chica, entendimiento aunque sea a la fuerza, entendimiento aunque sea a regañadientes y es lo que hemos intentado con todos los sectores empezando por el del hostelería”, ha dicho en alusión al dirigente del PP.

En el marco del Debate sobre el Estado de la Región, en su turno de réplica al interlocutor del PP, Francisco Núñez, el jefe del Ejecutivo regional le ha requerido apoyo en la iniciativa legislativa propuesta para que las comunidades autónomas no compitan en los impuestos. “Yo creo que eso es hacer España”, ha subrayado, al tiempo que le ha demandado lo propio con la Mesa del Agua. “Si tenemos ese acuerdo, yo me presento en el Ministerio con una fuerza extraordinaria”, ha añadido.

En respuesta a Núñez, el presidente se ha mostrado convencido de que “a usted le viene bien que yo siga, de hecho me apoyó en la idea que se acabara la limitación de mandatos en la región, y yo también estoy de acuerdo en que siga usted”, al tiempo que le ha advertido que “si llega algún día a ser presidente valorará la dignidad del cargo y entenderá lo mal que puede sentar el hecho de que la mitad de los que se sientan con usted en las filas diga que soy indigno y que ya no merezco estar aquí”.

“Sabiendo que coincidimos usted yo en nuestros ídolos políticos, yo también tengo a Bono como referencia, entiendo que tenga antes a Bono que a otros presidentes y presidentas de Castilla-La Mancha” ha replicado el presidente García-Page, que ha incidido en la petición de llegar a acuerdos por la vía del consenso.

Propuestas en el discurso

En este mismo orden de cosas, y esperanzado en llegar a acuerdos con la oposición, ha significado que su discurso de esta mañana ha sido el de más propuestas y planteamientos que ha hecho en su trayectoria como presidente.

“Quería haber inaugurado el centro de salud en Santa Bárbara estos últimos días, y no se ha podido”, ha apuntado, al tiempo que ha indicado que “ojalá nos retrasemos un mes, mientras nos retrasemos no hacemos lo que hacían ustedes, que era cerrar”, ha afirmado.

“Quiero entendimiento, aunque sea con la boca chica, entendimiento aunque sea a la fuerza, entendimiento, aunque sea a regañadientes y es lo que hemos intentado con todos los sectores empezando por el del hostelería”, ha explicado, y ha recordado que ésta es la única región que se inventó un modelo para hacer viable la actividad en el sector de la hostelería en la COVID.

COVID-19

En alusión a las críticas vertidas respecto a la gestión de la COVID’19, ha asegurado que esta región tuvo el mismo problema que las demás y que “con los recursos nos dimos más prisa que nadie, hicimos esfuerzos ímprobos para disponer de todo el material al mismo nivel y con la misma dificultad que el resto”.

Del mismo modo ha explicado que lo que ha pasado en las residencias ha sido igual en toda España y en todo el mundo, “también en Castilla-La Mancha”.

“Yo no sé si ustedes pensaban que el virus les podía hacer ganar las elecciones, y si fuera eso, señor Núñez, es muy lamentable”, ha criticado el presidente autonómico, al tiempo que le ha invitado a “distinguir los intereses electorales de los globales, o los institucionales”.

No hacen falta transiciones políticas

En la misma línea se ha dirigido a la portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, Carmen Picazo, a la que ha agradecido su apertura al entendimiento y ha valorado “su disposición”. En este contexto, ha lamentado que algunos diputados del PP se hayan ausentado del hemiciclo cuando Picazo ha hablado.

“Nosotros no queremos ser Dinamarca, pero tampoco somos Zimbabwe”, ha dicho el presidente en alusión a las palabras de la portavoz del grupo Ciudadanos. “Somos lo que somos y debemos compararnos con lo que éramos”, ha añadido, al tiempo que ha asegurado que su deseo no pasa por otra Transición.

“España está bien en términos de modelo, nos vale la Constitución, la jefatura del Estado, la Democracia representativa y la economía de mercado”, ha explicado, antes de sugerir que lo que hay que hacer es evolucionar, “no revolucionar”.

El presidente ha reiterado su clara apuesta por Ciudadanos a la hora de negociar los Presupuestos Generales del Estado. “Estoy dispuesto a decirle que, si me ofrece una fórmula para obtener más dinero y tener superávit, que se incorporen al Gobierno, dígannos la fórmula”, ha alentado, al tiempo que ha recordado que en la Comunidad de Madrid y en Andalucía han apoyado a los partidos minoritarios.

“Aquí somos muy trasversales y mi planteamiento político tiene cierta valentía política” ha apuntado el jefe del Ejecutivo regional, que también ha agradecido a Picazo su exigencia con el Gobierno y su tono en el discurso.

La política no es el problema

En el turno de réplica el presidente se ha reconocido más acorde con Inés Arrimadas que con Cospedal. “La política no es el problema, es la mala política”, ha dicho el mandatario regional. Del mismo modo y en alusión a las críticas vertidas sobre la gestión de la pandemia ha opinado que “no es razonable que todo el mundo lo haya hecho bien a este respecto, excepto Page”.

“Ha sido tremendo y amargo y hasta se me ha pasado por la cabeza dejar la política por esto”, ha dicho, al tiempo que ha reivindicado la política como el trabajo por los demás, diferenciado a ésta de los partidos políticos y de “otras veleidades”.

En respuesta a la pregunta de la portavoz de Ciudadanos ha asegurado que desde el Ejecutivo que preside “se ha hecho todo lo posible y todo lo que creíamos que teníamos que hacer, y como nosotros creo que lo han hecho todos los que han gobernado” ha dicho, convencido de que también lo han hecho todos los profesionales de los servicios sanitarios a los que ha agradecido su voluntariedad a la hora de ofrecerse a la hora de trabajar.

“Hemos hecho todo lo que podíamos con un dinero que ni teníamos. Nos pusimos a contratar sin crédito y lo hemos hecho en mayor medida que nadie en España”, ha subrayado.

Respecto a las actuaciones en educación ha recordado que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha hecho todo lo posible para que funcionara el sistema educativo con regularidad, y ha negado que la educación en la región “sea del siglo pasado”, más bien al contrario “tenemos un sistema educativo que cuenta con unos profesionales extraordinarios”. “Lo que les pido es ayuda, es un mal momento para gobernar, como lo es para ser oposición”, ha añadido.

En esta interlocuión, el presidente ha anunciado 4 millones de euros en ayudas para las empresas de comunicación de la región, a cuyos trabajadores ha reconocido el mérito de trabajar en unas condiciones no muy óptimas. “Si con la crisis que heredé me dejé la piel, con ésta me dejaré aunque sea el cargo”, ha rubricado.

 
Comparte esta noticia: