Page califica de “indecencia para un país democrático” la actitud d Rufián en el Congreso pero calla si Molina se reúne con JunquerasEl presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha condenado públicamente la actitud del diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Gabriel Rufián, durante el debate que ha tenido lugar este miércoles en el Congreso de los Diputados, y ha calificado de “absolutamente intolerable” su talante y el de su grupo parlamentario hacia el ministro de Exteriores, Josep Borrell. Esta contundencia choca con el silencio que ha mantenido cuando el secretario general de Podemos en la región y vicepresidente de la Junta, José Manuel Molina, se reunió con Junqueras en Barcelona.

“Hoy lo que ha pasado en el Congreso de los Diputados es una indecencia para un país democrático”, ha criticado García-Page, quien ha reconocido sentirse “muy harto” de lo que ha calificado como “un pequeño grupo de independentistas que está fabricando odio y ese egoísmo que no podemos tolerar”.

En la misma línea, el presidente de Castilla-La Mancha ha lamentado el talante de Gabriel Rufián, asegurando que “se pasa la vida insultando” y que hoy ha llamado “fascista” a un ministro del Gobierno de España que defiende “lo que la mayoría de la gente que tiene la cabeza sobre los hombros”.

Finalmente, el presidente regional ha asegurado que la actitud tanto de Rufián como del grupo de diputados de ERC que ha abandonado el Pleno, pone de manifiesto que “no tienen argumentos ni razones” y que, por el contrario, lo que sí pone de relieve es la “fortaleza” de la Constitución de 1978 y de la democracia española.