El candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha señalado este mediodía que en las elecciones del domingo se trata de elegir entre el proyecto agotado de un Page incumplidor y derrotado o la alternativa “seria, solvente y de ilusión” que él representa y que pretende “modernizar la región y llevarla a la vanguardia y al bienestar”.

Núñez señala que el domingo hay que elegir entre el proyecto solvente y de ilusión del PP para modernizar la región o el agotado e incumplidor que representa Page
El candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha asegura que el partido ganará las elecciones del domingo porque “ha llegado nuestro momento, el de cambiar el destino de la región”

Así lo ha dicho en Ciudad Real durante un acto junto al candidato a la alcaldía, Paco Cañizares, un hombre con “capacidad, solvencia, entrega e inteligencia”,  sobre el que ya los vecinos de la ciudad dan como nuevo alcalde. “La ciudad necesita un impulso”, a dicho el candidato popular, apuntando que será Cañizares, con su equipo y su proyecto, quien se lo dé.

Un impulso que el propio Núñez también dará a Castilla-La Mancha, porque ha llegado el de cambiar el destino de esta tierra. “Yo quiero una región de excelencia, de vanguardia, de oportunidades para todos y en la que ofrezcamos un futuro mejor a nuestros hijos”, ha destacado el candidato popular, para lo que trabajará “desde la cercanía junto a las personas”.

De este modo Núñez ha subrayado la necesidad de apostar por el PP, “el gran partido político de este país y de esta región que cuando gobierna mejora la vida de las personas, que nunca ha dejado a nadie tirado, en el que hay sitio para todos porque aplicamos unas políticas liberales pero a la vez protegemos el bienestar social”. “Somos el partido de todos y para todos”, ha recalcado.

“Por eso juntos vamos a conseguir cambiar el destino de esta tierra ganando las elecciones”, ha expresado Núñez pues lo contrario es un Gobierno de Page, que está “cansado y agotado, como se vio en el debate electoral, donde no pudo ni vender proyecto ni gestión, porque lo único que está deseando es irse a Madrid”. Por eso, según Núñez, el candidato socialista “no fue valiente y no pudo pedirle a  Pedro Sánchez el fin del trasvase”. “Yo le pido a Sánchez que cumpla el deseo de Page, que le haga ministro y se lo lleve de la región”, ha asegurado.

Y es que, según ha recordado, Page ha empeorado la sanidad, no ha creado empleo, no ha cumplido con los jóvenes, ni con los mayores, ni con los pueblos ni con las ciudades. “Tenemos las peores listas de espera de la historia, las urgencias colapsadas, y no se ha hecho ni una sola inversión en materia sanitaria durante estos años”, ha lamentado, insistiendo asimismo en que a día de hoy “hay 170.000 personas sin trabajo, cerca de un 40% de paro juvenil y tenemos más de un 20% de desempleo femenino y más paro que la media nacional”.

También ha censurado Núñez el abandono al que Page ha sometido “al campo, a nuestros pueblos y a nuestros agricultores y ganaderos”, que esta legislatura han vivido “el peor momento de su historia por culpa del Gobierno de izquierdas de la Junta”.

Además, ha proseguido, “el presidente del Gobierno de izquierdas que gobierna este país dice que podemos conformarnos con un 30% de recorte en las ayudas de la PAC, pero lo peor es que Page calla y aplaude”. Frente a esta actitud, Núñez ha prometido que cuando sea presidente no se volverá “de Bruselas con ese recorte del 30% en las ayudas para nuestros agricultores, me quedaré allí hasta que consiga traerme lo que le hace falta a nuestros agricultores y ganaderos. No voy a consentir ni un euro de recorte en nuestra PAC”, ha concluido.

La provincia “más damnificada” por el Gobierno de Page y Podemos

Por su parte, en el mismo acto, la secretaria general del PP de Castilla-La Mancha y candidata a las Cortes Regionales, Carolina Agudo, ha destacado la “campaña de la ilusión del Partido Popular” y las ganas de “cambiar las cosas” de la mano de un presidente que quiere convertir la región en una tierra de “oportunidades, con una Sanidad de Excelencia y unos Servicios Sociales punteros.

A falta de dos días de que se celebren las próximas elecciones, Agudo ha recordado que es importante votar con el “corazón”, pero también pensando en el futuro de nuestros hijos. En este sentido, ha asegurado que ya es “hora” de pasar página de la etapa más “oscura” de cuatro años del PSOE en el Ayuntamiento de Ciudad Real y de los 30 años que llevan los socialistas gobernando en Castilla-La Mancha.

Por eso, ha pedido a los castellanomanchegos que el domingo “manden” a Page – de donde nunca debió salir-, a la oposición política de esta región, ya que no nos merecemos un presidente que nos ha mentido y engañado tanto.

Así, ha denunciado que la provincia de Ciudad Real ha sido la más “damnificada” por el Gobierno de izquierda radical de Page y Podemos; aquí, Page ha venido cientos de veces a anunciar la Autovía Ciudad Real-Toledo, al igual que dijo que iba a terminar la Autovía del IV Centenario – y aún quedan 88 kilómetros por hacer-, también prometió un centro de salud en Tomelloso, se ha “cargado” la zona básica de salud de Membrilla, y la única obra que ha hecho ha sido “una maqueta para el Hospital de Puertollano”, así como que la “única piedra que ha puesto de la Plataforma Logística de Alcázar de San Juan ha sido virtual”.

Sobre empleo, Agudo ha lamentado que Page quiere esconder que la provincia de Ciudad Real ha sido la única donde el paro más ha crecido en el mes de abril, o donde las mujeres y los jóvenes lideran el desempleo en esta región.

Otro de los incumplimientos de Page hace referencia al Plan de Modernización de Ciudad Real, o Planes especiales para las comarcas de Almadén y de Montiel, y además, ha cerrado tres colegios en la provincia de Ciudad Real, dos públicos y uno concertado.

Sobre agricultura, ha recordado que Page ha sido el “enemigo número uno del campo y de los agricultores”, a los que ha engañado y abandonado, al igual que a los ecológicos de los que se “ha reído” durante cuatro años, y a los afectados por la plaga de conejos, que han visto cómo sus explotaciones han sido arrasadas “y ha mirado para otro lado”.