La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía señala directamente a Pedro Sánchez. Han perdido totalmente la confianza en la ministra Teresa Ribero y consideran que debería ser destituida. Denuncian que durante julio se ha enviado menos agua al Tajo de la que le correspondía para permanecer en nivel 2 y obligar a un último trasvase máximo antes del inicio de las obras de La Bujeda. “Es una traición irreparable, que no puede pasarse por alto”.

“Ni Transición Ecológica, ni Reto Demográfico”, los Ribereños consideran que Teresa Ribera debe ser cesada inmediatamenteLa Comisión de Explotación de los Embalses se reunirá el próximo día 10 de agosto con la firme intención de proporcionar un nuevo trasvase máximo, quizás el último del año hidrológico si comienzan las obras de La Bujeda. “Esas obras que nos prometieron para junio, que nos habrían ayudado a mantener el nivel de nuestros embalses en verano, pero que finalmente comenzarán en septiembre por la cobardía, una vez más, del presidente Pedro Sánchez, que se lava las manos como Pilatos, de la nefasta ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero, y de todas las secretarías, direcciones, confederaciones y demás zarandajas que solo sirven para añadir gasto y dar pompa a la misma decisión de siempre: favorecer a la mafia del agua y perjudicar a los españoles y a su patrimonio más valioso, el Medio Ambiente”.

Francisco Pérez Torrecilla, vocal en la comisión, está harto. “Han dilapidado toda nuestra confianza y por su culpa hemos empeñado nuestra palabra, para al final ser peores que los anteriores, que por lo menos tenían clara su postura”. Para el también alcalde de Sacedón, “todo son buenas palabras y promesas para luego traicionarnos por miedo a hacer su trabajo y defender el río Tajo; cuando Europa busque culpables del colapso del Tajo y el Mar Menor, señalaremos sin dubitación a Teresa Ribero y Hugo Morán, de quienes no esperamos ya ni su dimisión, sino que solicitamos su destitución inmediata”.

La última puñalada en el corazón de la asociación castellana, tal y como recoge la Plataforma en defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina en nota de prensa, ha sido la reducción notoria de los desembalses al Tajo durante julio para garantizar un nuevo trasvase máximo, que han conseguido por los pelos.

El informe de la Comisión indica que las reservas de Entrepeñas y Buendía (descontado el agua pendiente a trasvasar) a 1 de agosto eran de 665,8 hm3; mientras que el umbral que define el Nivel 3 (decisión de ministra y sólo hasta 20 hm3) es de 661 hm3. “Unos excedentes artificiales, conseguidos a base de secar el río Tajo, sin pudor alguno”, denuncian desde la Asociación. De los 60, hm3 previstos, solo se han desembalsado hacia el Tajo 50,7 hm3, lo cual ha permitido que los embalses sigan en nivel 2.

 
Comparte esta noticia: