Vídeo. Miguel Cano

Miguel Cano nació en un pueblo de Albacete, llamado Robledo, situado en la comarca de la Sierra de Alcaraz. Visita casi obligada si vas al santuario de la Virgen de Cortes o eliges la vía rápida para Riópar.

Pero Miguel, persona con discapacidad intelectual, reside en Cuenca. Más concretamente en la residencia Infantas de España gestionada por la asociación Aframas.

Trashumancia por el Pinar de Jábaga

A Miguel, desde siempre, le ha gustado la vida pastoril porque, su padre, ha sido pastor y, como él dice en este documental, ha tenido ovejas y cabras. Le gustan tanto los cencerros, que los colecciona. Son su pasión.

A Miguel Cano le traen, hasta el Pinar de Jábaga, cada vez que pasan los ganados por la Cañada Real de Rodrigo Ardaz. Solo ese tramo aunque aguantaría los 23 días. Habla con Manuel Cardo, el ganadero trashumante de Vega del Codorno y, enseguida, hace migas siendo uno más cuidando de las ovejas vara en mano, aunque no deje mirar el enorme cencerro del macho cabrío.

Pero con Miguel van los hermanos Cardo: Antonio, el hatero, y el citado Manuel Cardo con su hija Claudia. Doscientos metros por detrás, las ovejas de Grati Usero, de Las Majadas, con Rubén, Jorge y Diego.

Este año, en Los Aguachares, debajo de la autovía entre El área de servicio y el Instituto Provincial de Servicios Sociales, las ovejas no se han mojado las pezuñas. Pero la noche anterior, en la cena, se comentaba que otros años casi se ahoga alguna porque las aguas de arroyada se quedaban ahí, estancadas, alcanzando el medio metro.

Se pasó sin apuros y, entre árboles amarillos, casi sin hojas, nos encontramos en el Pinar de Jábaga.