La portavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha afirmado que la mayoría absoluta de Emiliano García-Page “la vamos a pagar caro en altos cargos y puestazos a dedo”.

Merino “La mayoría absoluta de Page la vamos a pagar cara en altos cargos y puestazos a dedo”
“Page ha convertido la Junta en un nido de colocados y amiguetes y lo ha hecho de manera descarada y cometiendo incluso fraude”

En una rueda de prensa celebrada en Ciudad Real, ha afirmado que en Castilla-La Mancha no hay dinero para cubrir vacantes ni bajas de médicos, profesores o funcionarios, “pero a Page no le falta el dinero público cuando se trata de crear un regimiento de socialistas contratados a dedo en el Gobierno y en la administración pagados con el dinero de todos los castellano-manchegos”.

Al hilo de esta cuestión, ha indicado que “esta desfachatez y este despilfarro” han sido denunciados por los propios sindicatos STAS CLM y CC.OO, que han llevado a los tribunales al Gobierno de García-Page por esta masiva contratación a dedo. En el mes de septiembre, los sindicatos denunciaron, en la mesa sectorial de personal funcionario de la Administración regional, la estructura clientelar y paralela que García-Page ha aprobado, con el aumento de altos cargos en un 80% pasando de los 76 que había en la legislatura anterior a los 137 que existen en la actualidad, un incremento que nos van a costar 9 millones de euros de dinero público.

Merino ha explicado que, además de esta estructura de altos cargos, el Gobierno de Page ha creado una estructura paralela dentro de la Administración colocando en puestazos a dedo a 117 funcionarios eventuales entre los que figuran 21 puestos de “asesores de comunicación” cuya única función será la de llevar el Twitter y el Facebook a los consejeros de la Junta.Cada uno de estos 21 twitteros nos va a costar 55.000 euros anuales, más el gasto de seguros sociales, solo por llevar las redes sociales a las  consejerías, cuando muchas de ellas no tienen ni Facebook ni Twitter.

Por todo ello, la portavoz popular ha señalado que “volvemos a la época del despilfarro, a la época en la que se arruinó a la región, pensando solo en colocar amiguetes y asesores”. Así, ha destacado que este capricho de “convertir la Junta en un nido de colocados y amiguete de forma descarada y cometiendo incluso fraude” nos va a costar cerca de 25 millones de euros en la legislatura (6,2M euros al año).

En este sentido, Merino ha apuntado que Page ha liberado a 117 funcionarios de confianza pero es que, además, a 50 de ellos les ha subido el sueldo para que consoliden el nivel, haciéndoles un favor para cuando el PSOE se vaya y se queden con el sueldo máximo de por vida. Los sindicatos no aprobaron dicha iniciativa de Page en la Mesa sectorial del Personal Funcionario de la Administración porque consideraron necesario que el Gobierno presentara una memoria económica para conocer cuánto nos iba a costar el nuevo “festín de puestazos” pero Page, haciendo uso de su mayoría absoluta, ignoró a los sindicatos y aprobó por Decreto el Estatuto de la Dirección Publica de la Administracion de la Junta publicado el 7 de agosto.

La portavoz popular ha indicado que, ante esta situación, el Gobierno de Page “da la callada por respuesta, un escandaloso silencio que también pasa por no hacer ningún tipo de declaración sobre la sentencia de los ERES en Andalucía, el mayor caso de corrupción política en España”.

Por último, Merino ha pedido al Gobierno de Page que convoque ya la Mesa del Agua propuesta por el presidente Núñez hace más de medio año. Así, ha recordado que el Gobierno de Page aceptó la propuesta del presidente Núñez de crear una Mesa Regional del Agua conformada por todos los agentes e interlocutores que tengan mucho que decir sobre el agua y a partir de ahí aprobar un Pacto Regional por el Agua. Sin embargo, dicha mesa no ha sido convocada y no hay día que pasé sin que el Gobierno de Page no nos anuncie un nuevo miembro de dicha mesa.
La portavoz popular ha insistido en que el PP-CLM pide que se convoque ya la Mesa Regional del Agua y que cuente con todos los interlocutores que tienen intereses en el agua de Castilla-La Mancha: agricultores, regantes, empresarios, ayuntamientos.