La diputada popular y portavoz de Agricultura en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha asegurado que Page tiene paralizadas las ayudas a la agricultura y apicultura ecológicas, forestación, razas autóctonas y fomento del pastoreo”. En su opinión, es un “despropósito” la situación de parálisis que sufren las ayudas agroambientales en la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha.

La diputada popular ha resaltado “el caos” que reina en la Consejería de Agricultura de la región en la que no se ha realizado ningún trámite administrativo en la gestión  de las ayudas a la agricultura y apicultura ecológicas, forestación, razas autóctonas o fomento del pastoreo, permaneciendo paralizados por completo todos los expedientes.

Hay, según indicado, 3.000 titulares de explotación que durante los años anteriores a 2015 venían realizando prácticas de agricultura ecológica y cobrando sus ayudas correspondientes y que ahora desconocen si tendrán ayudas o no.

Merino ha apuntado que ocurre igual con los más de 5.000 agricultores que han solicitado incorporarse al programa de agricultura ecológica hasta el año 2.020, que no han recibido todavía las resoluciones de sus compromisos.

Aunque el número es menor, resulta muy llamativo que la Consejería no haya tramitado ninguna de las 365 solicitudes de ayudas de apicultura ecológica dotadas con un importe de 2,6 millones de euros, como tampoco se han tramitado las 200 solicitudes de ayudas para el mantenimiento de razas autóctonas en peligro de extinción dotadas con 540.000 euros de ayuda.

Estas ayudas se incluyen en el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2014-2020 y fueron convocadas por el Gobierno de Cospedal durante el 2015, reservándose la cuantía de 46 millones de euros para pagarlas.

La diputada popular ha asegurado que las noticias para la forestación de tierras agrícolas, con un importe de 13 millones de euros, tampoco son nada halagüeñas, ya que el pago de las mismas no se contemplan en el presupuesto agrario del 2016 de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El PP denuncia el abandono al que está sometiendo el Consejero de Agricultura al medio ambiente en la región, desaprovechando los recursos económicos que establece el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), así como las medidas contenidas en el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2014-2020. Por contra, sólo introduce trabas como la próxima propuesta de la modificación de la Ley de Caza o la eliminación de la licencia única de caza.

Lola Merino ha indicado que desde el punto de vista presupuestario, la Consejería congela las asignaciones económicas destinadas a la política de calidad ambiental y disminuyen las ayudas a los agricultores y ganaderos para actuaciones de agricultura y ganadería ecológica.

Un claro ejemplo de esta política es, según ha indicado, la reducción en un 33% del presupuesto del 2016 a la financiación de las medidas agroambientales, perdiéndose 25 millones de euros, ya que pasan de un presupuesto de 77 millones de euros en 2015 a 52 millones de euros en 2016.

Según Merino, “el Gobierno de Page olvida el segundo pilar de la Consejería de Agricultura, el medio ambiente, un abandono que afectará a la calidad ambiental de Castilla-La Mancha y al bolsillo de los agricultores, ganaderos y otros titulares forestales.

Para el Partido Popular de Castilla-La Mancha, el medio ambiente y las ayudas a sus profesionales son fundamentales y así se reflejó en el presupuesto del año pasado, en el que aumentó la dotación económica para estas cuestiones, pese a que la mejora de la economía regional no era tLola Merinoan buena como ahora.