La senadora del Partido Popular por la provincia de Cuenca, Montserrat Martínez, ha pedido hoy al Gobierno de Sánchez que retire la subida de impuestos incluida en su pacto de Presupuestos con Podemos “tras el fracaso del Ejecutivo de Page en Castilla-La Mancha, que también gobernando con Podemos, subió los impuestos a los ciudadanos sin ni siquiera alcanzar después las previsiones de recaudación previstas”.

Martínez pide a Sánchez que retire la subida de impuestos “tras el fracaso de Page en Castilla-La Mancha”
El PP pedirá en el Senado que el Gobierno de Sánchez cumpla el principio de estabilidad presupuestaria y además reduzca la presión fiscal sobre el trabajo, tanto el IRPF como las cotizaciones sociales; no aumente los impuestos a los autónomos; y baje los tipos y simplifique las deducciones en el impuesto sobre sociedades, “para fomentar la creación de empleo”

Y es que, como ha recordado la popular, en 2017 no se cumplieron los pronósticos de recaudación contemplados en el Presupuesto de Page y Podemos, especialmente de los Impuestos de Sucesiones, Donaciones, Trasmisiones y Actos Jurídicos Documentados, cuya recaudación quedó por debajo del 30% de las previsiones iniciales. “Estos son los impuestos que Page subió a todos los castellano manchegos en 2016, subida que lejos de contribuir a un aumento de la recaudación, ha supuesto una disminución de los ingresos para la Hacienda Pública”, explicaba.

A ello, lamentablemente, hay que sumar la política económica y presupuestaria del Gobierno de coalición PSOE-Podemos que ha provocado que Castilla-La Mancha se esté quedando descolgada del proceso de crecimiento económico y creación de empleo. “Y a las pruebas me remito, porque el estado de inejecución de Page pone de manifiesto esta nefasta política presupuestaria y refleja la inexactitud en las estimaciones de los ingresos y de los gastos que tiene como consecuencia inmediata el desequilibrio de las cuentas públicas y el crecimiento incontrolado de la deuda, que ha aumentado en 1.591 millones de euros en lo que llevamos de legislatura”.

“Mucho dicen y anuncian pero a la hora de la verdad, con los datos en la mano, vemos como en partidas fundamentales para la creación de empleo en Castilla-La Mancha y en Cuenca, como es el Programa Mixto de Formación y Empleo, el Gobierno de Page presupuestó casi 22 millones y solo ha ejecutado 12; o como en la Formación Profesional para el Empleo adjudicó 54 millones de euros y a fecha de hoy faltan 10 millones por invertir”.

Por ello, Martínez ha exigido de nuevo al Gobierno de Sánchez que no calque las políticas de Page en Castilla-La Mancha “porque subir los impuestos al ciudadano medio y a los autónomos es una irresponsabilidad y un grave error ya que, además de machacar a los colectivos que generan más empleo en nuestro país, no se recauda más porque al ciudadano no le queda dinero para comprar, consumir o invertir”.

Por el contrario, el PP siempre ha apostado por la bajada de los impuestos y el abaratamiento de las contrataciones, porque así la economía crece y aumenta el empleo. “Nosotros proponemos bajar el IRPF al 39%, sociedades al 20%, suprimir a nivel nacional los impuestos de donaciones, sucesiones y patrimonio, y no gravar las transacciones financieras, las empresas tecnológicas, ni el diésel”.

EL PP HARÁ VALER SUS VOTOS EN EL SENADO

Asimismo, la parlamentaria del PP ha pedido a Sánchez que no renuncie al principio de estabilidad presupuestaria que recoge el artículo 135 de la Constitución. “Haremos valer nuestros votos en el Senado para frenar estos Presupuestos, que se presentan por primera vez sin tener aprobado el techo de gasto, tal y como marca la Ley de Estabilidad en su artículo 15, además son unos presupuestos lesivos para los españoles, porque suponen una subida de impuestos para todos”, aseguraba.

El PP pedirá también en el Senado que reduzca la presión fiscal sobre el trabajo, tanto el IRPF como las cotizaciones sociales, para fomentar la creación de empleo; que baje los tipos y simplifique las deducciones en el impuesto sobre sociedades; que no suba los impuestos al diésel, a las transacciones financieras o a las empresas tecnológicas; que no aumente los impuestos a los autónomos; y que elimine la tributación por sucesiones y donaciones y el impuesto sobre el patrimonio.

En este sentido, la senadora del PP se ha mostrado muy crítica con el cambio de criterio de Ciudadanos con respecto a la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria: “Ciudadanos cambia de criterio con demasiada facilidad; demuestra una gran incongruencia entre lo que dice y lo que hace”, declaraba a la vez que ha afirmado que la decisión de Ribera de apoyar esta reforma es “un guiño a un electorado de centro-izquierda, que en realidad es su espacio natural”.