Martínez Guijarro valora el “cambio de posición” del Gobierno de España en relación al trasvase Tajo-Segura
El vicepresidente primero del Gobierno regional asegura que Castilla-La Mancha nunca se ha negado a que se trasvase agua para consumo humano, pero ha insistido en que “no se puede sostener el planteamiento de una derivación permanente desde la cabecera del Tajo para los regadíos del Levante”.

El vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha valorado el “cambio de posición” del Gobierno de España en relación al trasvase Tajo-Segura después de que la Comisión Central de Explotación haya aprobado un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos para consumo humano exclusivamente.

Martínez Guijarro ha afirmado que Castilla-La Mancha “es una región solidaria que nunca se ha negado a que se trasvase agua para consumo humano”, pero ha insistido en que “no se puede sostener el planteamiento de una derivación permanente desde la cabecera del Tajo para los regadíos del Levante”.

“Creemos que este cambio de actitud es importante. Sabemos que se tiene que producir a medio plazo pero es importante que se tenga la voluntad de poner en marcha toda la potencialidad de desalación que hay en el Levante y que ese agua se pueda destinar al regadío y al abastecimiento humano para que podamos desligar la cabecera del Tajo de los regadíos del Levante español, que desde hace decenas de años están absolutamente ligados”, ha declarado el vicepresidente primero hoy en Cuenca al ser preguntado por esta cuestión.

Ha confiado, además, en que este planteamiento “vaya a más” y se traduzca en la puesta en marcha definitiva del cien por cien de las desaladoras al máximo de su capacidad pues “de este modo podremos comprobar que el Levante español puede ser autosuficiente con un agua que tiene a escasos metros, como es la del Mediterráneo”.

Martínez Guijarro ha valorado que, por primera vez, el Gobierno de España “corrija” la  dirección que se venían manteniendo desde hace años. No obstante, ha indicado que el Gobierno de Castilla-La Mancha no ha descartado recurrir este trasvase pues “hay que analizarlo jurídicamente para ver cuál es el cumplimiento de todas las reglas de explotación”.