El compositor y profesor del Conservatorio de Cuenca, José Miguel Moreno Sabio, ha hecho entrega al alcalde, Ángel Mariscal, de su obra Vía Crucis, que se estrenará el próximo sábado día 12 de marzo en el Auditorio. Esta donación simbólica, con la que se ha contado también con la Asociación Cuenca ciudad de música, se enmarca dentro de los actos y manifestaciones culturales que se podrán disfrutar en Cuenca a lo largo de este año y que se engloban en el XX Aniversario de Cuenca como ciudad patrimonio de la Humanidad. La obra Vía Crucis es una cantata sacra para barítono, coro mixto, coro de voces blancas, banda con piano y órgano, sobre un texto basado en las Sagradas Escrituras y poemas religiosos de varios autores.
Moreno ya ha estrenado con anterioridad una obra en el teatro de la Zarzuela junto con la Escolanía Ciudad de Cuenca, aunque en esta ocasión ha preferido que sea la ciudad en la que trabaja la que vea en primicia el estreno de su partitura. En esta ocasión, Vía Crucis será interpretada por músicos pertenecientes el Orfeón Ciudad de Cuenca, otras tantas voces de la Escolanía Ciudad de Cuenca y la Banda Sinfónica de la Ciudad. Estarán dirigidos por Miguel Arribas y contará con la participación del barítono Carlos Lozano. Serán total unos 150 miembros entre voces adultas, niños e instrumentos, además de piano y órgano.

El director del Auditorio, Pedro Mombriedo, ha destacado la importancia de esta obra, tanto en cuanto significa un patrimonio musical que se queda en Cuenca. Ha asegurado que “sólo se consigue el éxito con proyectos en los que  todos estemos implicados. Con este estreno se demuestra que Cuenca tiene mimbres para hacer música de calidad y bien interpretada”.
Por su parte, Mariscal, ha reseñado la importancia de esta partitura como algo inmaterial que permitirá aumentar la “riqueza cultural y musical conquense” Además, ha expresado su alegría de seguir manteniendo como Alcalde el legado que abrió el anterior regidor popular y mantuvo la anterior Corporación de ser padrino de la Escolanía Ciudad de Cuenca. Ha cerrado Mariscal su intervención puntualizando la importancia del de trabajo no sólo del compositor, sino de Cuenca Ciudad de la Música como partícipes culturales del XX Aniversario de Cuenca como ciudad Patrimonio de la Humanidad.