La Guardia Civil investiga las causas de la aparición de peces y cangrejos muertos en el río Júcar a su paso por el término municipal de Cuenca capital tras recibir un aviso de un guarda de pesca, según ha informado este lunes el alcalde de la ciudad, Ángel Mariscal, quien ha asegurado que, hasta el momento, “no hay una causa determinada”.

muchos peces muertosEn declaraciones a los medios de comunicación previas a su participación en el acto de apoyo a la Capitalidad Española de la Gastronomía, Mariscal ha agregado que no solo “se barajan vertidos tóxicos”, sino también “condiciones físicas del agua”, entre las que ha mencionado “el incremento y los cambios de temperatura” como los experimentados tras la fuerte tormenta del pasado jueves, así como la “bajada del oxígeno de las aguas”.
El primer edil conquense ha subrayado que estos episodios también se producen “cíclicamente” como consecuencia de las lluvias o de “sueltas que enturbian el agua y provocan mortandad”, así como de cuestiones que “nada tienen que ver con los vertidos tóxicos”, y ha asegurado que la empresa municipal de aguas “está colaborando” con la Guardia Civil y con la Junta de Comunidades “para que se aclaren las cosas”.

Cumplir la ley
Tras aseverar que el Ayuntamiento de Cuenca “lo que hace es cumplir con la ley”, el regidor conquense ha explicado que la depuradora de la ciudad “está funcionando muy bien” y que se “analizan todos los parámetros y se cumplen todos los requisitos”.
En este sentido, ha recordado que también están “controlados” por la Confederación Hidrográfica del Júcar y ha considerado que los datos recogidos “a lo largo de estos días y semanas” podrán “determinar las causas”, aunque, a su juicio, “tampoco hay que alarmar”.