Ya ha empezado la cuenta atrás. Algunos ya están nerviosos, inquietos. Y es que apenas queda un mes (11-13 de julio) para que comience una nueva edición del Mad Cool, que por segundo año consecutivo se celebrará en el recinto de Ifema en Valdebebas, esperando corregir los problemas de largas colas que se produjeron a la entrada de las instalaciones y para pedir cualquier tipo de avituallamiento. La organización ya pidió perdón en su día, asegurando tomar nota para que en 2019 no se repitiesen estas incomodidades, provocadas, en parte, por la enormidad del recinto de 100.000 metros cuadrados con capacidad para unas 80.000 personas. De hecho, la pasada edición contabilizó la friolera de 240.000 asistentes.

Mad Cool is coming…Y cuando todos se decían que era imposible mejorar el cartel del 2018, que contó con estrellas tan rutilantes como Pearl Jam, Jack White, Queens of the Stone Age, Artic Monkeys o Depeche Mode, este año de nuevo la organización se ha vuelto a superar dejando a todos con la boca abierta anunciando la actuación de artistas de la talla de Iggy Pop, The Cure, The Chemical Brothers, The Smashing Pumpkins, Lauryn Hill, Prophets of Rage, Bon Iver, The National…entre otros muchos. Y eso coincidiendo en el tiempo (¿casualidad?) con otros gigantes como el BBK Live o el Doctor Music, convirtiendo el 11-13 de julio en el “fin de semana” más musical del año.

Qué se puede decir de la incombustible Iguana de Detroit, curtido en mil batallas, superviviente nato, hombre polifacético e innovador, y se puede asegurar sin rubor que es el auténtico creador, o cuando menos impulsor, de nuevos géneros más transgresores del rock, como el punk rock, el post-punk y la new-wave. Deslumbró a todos a finales de los 60 con su banda The Stooges, que apenas duró siete años y tres discos (sin contar su sorprendente regreso en 2001, que parió otros dos criaturas), pero que puso patas arriba los cimientos de la timorata sociedad norteamericana del momento, no solo por su inédita música explosiva y electrizante, sino por su actitud salvaje e indómita en el escenario, sobre el que ponía en riesgo su propia vida cortándose con objetos punzantes hasta sangrar, o saltando sobre el público como un ángel caído.

Pero es que lo que hizo después en solitario fue aún mucho mejor, pese a quien pese. Nos ha regalado para la posteridad maravillas como Beside you, Candy, Tonight, The Passenger, Lust for life, Real Wild Child, Wild America… o esa absoluta delicia que es China Girl, parida a medias con David Bowie en su alucinante retiro juntos en Berlín.

En fin, que con este bagaje, 17 albumes en solitario, varias películas como actor a las órdenes, entre otros directores, de Jim Jarmusch (por favor, no se pierdan Dead Man y Coffee and cigarettes), o John Waters (Cry Baby), el señor James Newell Osterberg, que podría estar en su casa en un merecido descanso, va a saltar al escenario del Mad Cool a darlo todo, como siempre ha hecho. Cualquiera se lo pierde…

Y lo mismo se puede decir de otros gigantes de la música como The Cure, The Chemical Brothers o The Smashing Pumpkings o Lauryn Hill, que se han ganado un hueco en la historia musical contemporánea. Pero cada uno de ellos se merece otro capítulo aparte. Continuará…