Luz Moya destaca el valor de las tradiciones y anima a los conquenses a participar en ellas y transmitirlas
La candidata del Partido Popular a la Alcaldía de Cuenca acompañaba al Patrón de la capital en el día de su festividad

“Es todo un privilegio poder disfrutar de la Festividad de San Julián en Cuenca, una ciudad única para combinar esta tradición con la espectacularidad de su patrimonio y naturaleza”. Luz Moya realizaba estas declaraciones tras su participación en la misa oficiada por el obispo de la Diócesis, José María Yanguas, en la Ermita del Patrón y después de subir al santuario, según manda la tradición, “todos los años suelo llegar hasta aquí corriendo, por la senda, pero en esta ocasión he preferido andar y unirme al resto de los conquenses que querían mostrar su cariño al Santo”, explicaba la que, tras el 26 de mayo, aspira a convertirse en la primera alcaldesa de Cuenca.

Así, Luz Moya llegaba a la Ermita de San Julián El Tranquilo sobre las 12’00 de esta mañana acompañada del presidente provincial del Partido Popular, Benjamín Prieto, y abogaba por la continuidad y el cuidado de las tradiciones, “creo que son una base fundamental de nuestra identidad, una manera de rendir homenaje a todas las personas que las amaron y nos precedieron, además de convertirse en una seña de identidad crucial para conocer mejor quienes somos y de donde venimos”, argumentaba la candidata popular.

Moya también añadía su intención de apoyar y promocionar las ricas costumbres de nuestra ciudad desde el Ayuntamiento, “es fundamental que desde las instituciones apoyemos y mantengamos las costumbres con orgullo y con la responsabilidad que supone que seamos testigos de las mismas y el deber que tenemos de transmitírselas a los más jóvenes”, remarcaba la candidata.