Este año, el Día Internacional de los Voluntarios celebra los esfuerzos de los voluntarios en fortalecer el ámbito local y la resiliencia de las comunidades a la hora de enfrentarse a los desastres naturales, los problemas económicos y las conmociones políticas. Con este tema, se quiere destacar la capacidad de los voluntarios para construir comunidades resilientes.

Los voluntarios construyen comunidades resilientes
Aurelia Sánchez

El 17 de diciembre de 1985, la Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a los gobiernos a celebrar todos los años, el 5 de diciembre, el Día Internacional del Voluntariado, instándolos a adoptar medidas para fomentar la toma de conciencia sobre la importante contribución de las personas voluntarias, promoviendo con ello, que más personas se involucren en la atención a las necesidades humanas, tanto dentro de su país como en el extranjero.

El voluntariado es la expresión formal del compromiso y la solidaridad ciudadana. En una realidad cada vez más interdependiente y global en la que contamos con Agendas de compromisos internacionales como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, se hace más necesario que nunca poner en valor la importancia de la implicación de cada persona en el trabajo conjunto por el cambio, porque el compromiso por el cumplimiento de los Derechos Humanos sea cada vez más.

Todos los días, pero especialmente hoy, Día Internacional del Voluntariado, es preciso reconocer la labor voluntaria, hacer visible el trabajo que tantas personas realizan con el único fin de contribuir, de sumar al esfuerzo de mejorar la vida de otras personas, tanto en su entorno más próximo como el de realidades más lejanas, donde las desigualdades y la falta de oportunidades son más evidentes.

Desde el Gobierno regional, no hemos dejado nunca de apoyar y reconocer la acción del voluntariado, porque siempre hemos concebido a los ciudadanos y ciudadanas de Castilla-La Mancha como actores necesarios para avanzar y construir una sociedad más justa e igualitaria, en definitiva, comprometida en alcanzar mayores cotas de bienestar social.

La Ley de Voluntariado de Castilla La Mancha tiene por objeto reconocer el valor social de la acción voluntaria como expresión de participación, solidaridad y pluralismo, y promover su desarrollo, salvaguardando su autonomía. Por ello, cada año mantenemos y, en la medida de lo posible incrementamos, el apoyo económico a la labor de promoción y fomento del voluntariado que las entidades del tercer sector social llevan a cabo en nuestra Región. Este año 2018 se ha financiado un 70% más de entidades que el año anterior.

Hace tres años, nos propusimos ampliar y consolidar el agradecimiento de la sociedad de Castilla-La Mancha a quienes destacan por su labor social, poniendo en marcha los “Reconocimientos a la Iniciativa Social” con los que se pone en valor y se da a conocer la obra ejemplar de aquellas personas, Corporaciones Locales y Entidades que contribuyen con su esfuerzo a mejorar las condiciones de vida de las personas en situación de vulnerabilidad. Enhorabuena a todas las personas y entidades reconocidas por su solidaridad y buen hacer.

Que la celebración de este día nos sirva para alumbrar el camino que voluntarios y voluntarias ya están recorriendo y que su reflejo atraiga a todas aquellas que sienten la necesidad de ponerse en movimiento, para que cada día seamos más los que compartamos la convicción de que todos y todas somos responsables de cada ser humano y que el mundo en el que queremos vivir, es el mundo que tenemos que construir.

Y para finalizar, quiero hacer mías las palabras de Antonio Guterres, secretario General de la ONU, en referencia a las personas voluntarias: “Por su diversidad de funciones y su dinamismo en la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el voluntariado merece recibir un apoyo firme de los Gobiernos y otras partes interesadas. En este Día Internacional, doy las gracias a las voluntarias y voluntarios por sus esfuerzos para no dejar a nadie atrás”.