Los vecinos respondieron con entusiasmo a la jornada de puertas abiertas y abarrotaron el salón de actos para escuchar los entresijos de la recuperación de un espacio que, gracias al Ayuntamiento y la estrategia de su alcalde, es propiedad de todos los briocenses. Acto seguido pudieron atravesar, por fin con seguridad, las puertas de la Real Fábrica de Paños tras décadas de ruina y abandono

Los vecinos de Brihuega responden a la reapertura de la Real FábricaJornada histórica la que se vivió ayer en Brihuega, con la simbólica reapertura de uno de sus espacios más característicos junto al castillo, la Real Fábrica de Paños, que, como se encargó de recordar la concejal de Patrimonio Teresa Valdehita, fue motor económico y seña del pueblo hasta el punto de llegar a extender su influencia allende los mares hasta el México de hace más de cuatrocientos años.

Por su parte, el alcalde destacó la importancia estratégica que tendrá a futuro el recuperado espacio, que no sólo servirá como reclamo turístico por su peculiar configuración y su atractivo histórico, sino que “se recuperará su figura de motor económico del pueblo, generando empleo directo e indirecto a través del Turismo en vez de la industria textil, en una suerte de segunda juventud que impulsará a Brihuega aún más como destino de referencia”.

Al finalizar la intervención de los representantes municipales, los asistentes disfrutaron de las explicaciones del arquitecto Juan de Dios, encargado del proyecto de recuperación. El éxito de convocatoria fue total y muchos no pudieron siquiera acceder al salón de actos, que estaba absolutamente lleno.

No obstante, gracias al considerable aforo de la Real Fábrica, nadie quedó fuera en la segunda parte de la jornada, la esperada reapertura del edificio circular que acogió a los cientos de briocenses que se acercaron a recordar otros tiempos. Una jornada que estuvo amenizada por la música del violinista Ángel Boti y que pudieron redondear con una copa de vino español y un paseo por los jardines, abiertos también gratuitamente para la ocasión.

La Fábrica

La Real Fábrica de Paños de Brihuega es un edificio del siglo XVIII, con puerta barroca de 1810, que da acceso a un patio con capilla. El zaguán da paso al cuerpo principal o rotonda, el característico edificio de planta circular donde estaban instalados los ochenta y cuatro telares de paños. La traza del edificio se debe al Arquitecto don Manuel de Villegas, con reformas posteriores de don Ventura Padierne.

Es de titularidad municipal desde 2017, cuando el Ayuntamiento se hizo con la titularidad por menos de 140.000 euros, lo que supuso el primer paso para su recuperación, puesto que se encontraba en estado de ruina avanzada, llegando a desprenderse en 2014 parte del techo.

 
Comparte esta noticia: