La junta directiva de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía conoció la noticia mientras recibía al secretario de Estado de Medio Ambiente Hugo Morán, que acudía por primera vez a la zona para visitar el paupérrimo estado de los embalses. El Grupo Parlamentario Popular ha registrado en el Congreso una Proposición no de Ley para oponerse a la entrada de los ribereños en la Mesa de Explotación del Trasvase

Los ribereños se sienten traicionados y abandonados ante la decisión el Partido Popular de tomar partido por los regantes del SCRATSLa Asociación de Municipios Ribereños recibía al secretario de Estado con los ánimos destemplados tras la aprobación de un nuevo trasvase máximo de 20 hectómetros, con la firme intención de manifestar su más absoluta oposición, cuando conoció la noticia.

“Nos duele enormemente, aunque en el fondo tampoco nos sorprenda demasiado, que el principal partido de la oposición haya decidido abandonar la ya de por sí injusta equidistancia o neutralidad para apostar abiertamente por favorecer los intereses de una minoría muy poderosa de agricultores levantinos beneficiados por el Trasvase, a costa como siempre del patrimonio de todos los españoles”, expresaba el vicepresidente Borja Castro en pleno desierto de Buendía, a los pies de un puente que debería estar sepultado por las aguas.

“En el contador de votos del Partido Popular, parece que han pesado más los votos del Levante que los de Castilla – La Mancha”, lamenta Castro.

Por su parte, el secretario de Estado, que visitaba oficialmente por primera vez la zona, consideraba justa la presencia de los ribereños en la Mesa de Explotación y recordaba que ya se sienta en ella la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, por lo que la proposición de los Populares carece de peso y lógica.

Hugo Morán acudió también al municipio de Chillarón del Rey, donde su alcaldesa Maribel Díaz le explicó el drama que sufre verano tras verano su población, que viviendo a escasos metros del embalse ha de ser abastecida mediante camiones cisterna que subvenciona Diputación. Allí prometió que pronto se terminarán las obras que garantizarán el correcto abastecimiento de las poblaciones ribereñas y explicó la intención de cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo en los plazos que marca la misma.

La presidenta de los ribereños, María de los Ángeles Sierra, se mostró firme y explicó al secretario de Estado que sus municipios ya están cansados de promesas y plazos, que lo quieren es terminar con el Trasvase de una vez por todas para poder luchar contra la despoblación y la pobreza con la única arma que tienen: el agua. “Queremos cambios ya, las normas de explotación tienen que cambiar antes de 2021 para cumplir con los caudales ecológicos como dice el Tribunal Supremo y queremos que el Gobierne empiece a trabajar en ese sentido y sea consecuente,  no aprobando trasvases máximos como el de ayer por inercia; agua para boca siempre estaremos dispuestos a ceder, agua para seguir alimentando la burbuja del regadío ilegal, no”.