Los ribereños se hartan de excusas con un nuevo trasvase máximo e instan al Gobierno a rechazar la propuesta de los técnicos“Gobierne quien gobierne, nos oponemos frontalmente a perpetuar este desastre ecológico que se estudiará en los libros de historia; si aprueba este nuevo trasvase, Sánchez nos tendrá enfrente como traidor a los intereses de la nación y de nuestra región”. Así de contundente se mostró el presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, Francisco Pérez Torrecilla, al conocerse la noticia de que, nuevamente, la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura solicitaba un nuevo trasvase de 20 Hm3.

“Es la pesadilla de nunca acabar, pero si no nos escuchan a nosotros, mes tras mes, por lo menos que escuchen a los votantes, que les han dicho claramente que no quieren Trasvase”, lamenta Pérez Torrecilla, que una vez más siente que ha de enfrentarse a la ejecutiva nacional de su propio partido para defender lo que es justo.

“Es el patrimonio de todos los españoles lo que está en juego, la herencia que dejamos a nuestros hijos, que nos culparán por no defender el Tajo y el Mar Menor frente a la codicia de cuatro aguatenientes, cuyo concepto del libre mercado es que entre todos les paguemos el chiringuito para lucrase ellos solos”, sentencia el también alcalde de Sacedón.

Casi un año después de acceder al poder tras la moción de censura, los ribereños consideran que el Gobierno ha tenido tiempo suficiente de plantear un cambio de las reglas de explotación y no ampararse en la Ley del Memorándum. “Cospedal ya no es más que un mal recuerdo, no es una excusa válida, ahora el Memorándum es tan de Cospedal como de Sánchez y Ribera, cuyas buenas intenciones parecen poco más que brindis al Sol del desierto de Entrepeñas y Buendía”.