Las obras de La Bujeda han condicionado el último trasvase del año hidrológico, que no habría podido materializarse. La Asociación de Municipios Ribereños lamenta la entrada en Fase 3, una circunstancia sobre la que llevaban tiempo avisando. Confían en que las inversiones lleguen pronto, para poder dejar atrás 2020 como último verano con abastecimiento mediante cisternas

Los Ribereños lamentan su entrada en Fase 3 y esperan que se finalicen pronto las obras de MorillejoEntrepeñas y Buendía vivieron con indiferencia la última reunión del año hidrológico de la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, con el ánimo del equipo que no se juega nada la última jornada porque se sabe descendido. “No podemos celebrar un Trasvase Cero que se da por primera vez con este Ministerio, porque se da obligado por las circunstancias”, lamenta Borja Castro, presidente de la Mancomunidad de Aguas de Municipios Colindantes de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, el alter ego de la Asociación de Municipios Ribereños ante la Comisión.

“Sí esperamos poder celebrar pronto la prometida finalización de las obras de Morillejo y la llegada del resto de inversiones, paralizadas desde 2012”, anuncia Castro. “Queremos dejar atrás por fin los camiones cisterna y el abandono que han sufrido nuestros pueblos para poder mirar al futuro con algo de esperanza en un momento en el que luchar contra la España Vaciada es objetivo del Gobierno y puede ser clave para frenar la pandemia”.

Los Ribereños lamentan la entrada de sus embalses en Fase 3, “que no por esperada deja de ser dramática” y barruntan que el balance que anuncien al final del año hidrológico será deprimente. “Hemos desaprovechado un ciclo húmedo, que podría haber garantizado agua para varios años”.

 
Comparte esta noticia: