Los ribereños de Entrepeñas y Buendía, indefensos ante el politiqueo estéril de Moncloa, sólo confían en Europa“Lo regangsters del SCRATS ni se tapan, ni falta que les hace”, lamenta el presidente de los ribereños, Francisco Pérez Torrecilla. “Mientras nosotros nos vemos obligados a mendigar lo que es de ley según Europa y el sentido común, a ellos se les permite cualquier cosa y el Gobierno, con su Ministerio de Tración Ecológica a la cabeza, se desvive por cumplir con su compromiso para con la mafia del agua, despreciando las necesidades de la cuenca cedente”.

Los golpes al Tajo le caen por todos los lados, ni el depauperado McGregor recibió tanto la pasada noche en su combate frente al ruso. Con la salvedad de que el luchador irlandés recibió una bolsa de cincuenta millones mientras que los ribereños y el Tajo, cornudos y apaleados. “Todavía tenemos que aguantar leer al subdelegado de Gobierno en Guadalajara, vecino de nuestra provincia, que nos han dado voz en la Comisión de Explotación y que hemos recibido 23 millones para invertir en obras hidráulicas; pero, claro, qué podemos esperar si en esa misma entrevista se muestra mas preocupado por garantizar el agua a los regantes industriales del Levante que al río que vertebra su tierra”.

Aprobado un nuevo trasvase “extraordinario” para este mes de octubre, Pérez Torrecilla procesa con amargura la promesa del Gobierno de duplicar el agua desalada para 2021. “En primer lugar, hacer promesas más allá del límite de la legislatura parece un brindis al Sol; pero, más allá de eso, atendiendo a la dinámica del SCRATS en los últimos treinta años, más agua desalada no implica menos trasvase sino más hectáreas de regadío”. “Y es que”, ironiza, “curiosa forma de matar al dragón cebándolo hasta que explote”.

Mientras, en la Región de Murcia, los desembalses en el Levante han superado este año hidrológico los trescientos Hm3, curiosamente a un ritmo frenético en las últimas fechas. “Cualquiera diría que lo hacen para forzar decretos de sequía, con sus correspondientes subvenciones y escenarios de necesidad; pero no, seguro que responde a causas nobles y ecológicas, como adalid del Medio Ambiente y el consumo racional del agua que son”.

“Quizás, si se preocupasen un poco más de racionalizar la demanda y aprovechasen las infrautilizadas desaladoras, no necesitarían acaparar todo el agua dulce de la península ibérica para mantener su chiringuito a costa de todos los españoles. Quizás, quizás, quizás…”.