Los profesionales sanitarios han animado a vacunarse contra la gripe a todos los trabajadores de los centros, servicios y establecimientos sanitarios de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca ya que, según han manifestado, este personal está incluido entre los grupos de riesgo a los que se recomienda la vacunación “porque somos nosotros los que podemos transmitir el virus a aquellas personas que, de sufrir la gripe, pueden tener complicaciones”.

Los profesionales sanitarios animan a vacunarse contra la gripe a todos los trabajadores de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca
 La recomendación tiene especial énfasis porque existe mayor riesgo de transmitir el virus a aquellas personas que pueden tener complicaciones si sufren esta enfermedad

La vacunación antigripal entre el personal sanitario conlleva beneficios no sólo para los propios vacunados, sino también para sus pacientes y para el resto de la población y por ello, facultativos de distintos servicios hospitalarios y personal de enfermería han animado a sus compañeros a vacunarse, sumándose a la campaña #Yosímevacuno y dando ejemplo de la importancia de que el personal sanitario esté protegido contra este virus.

Hasta el momento, más de 240 profesionales se han vacunado ya en el Servicio de Prevención y Riesgos Laborales ubicado en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y el objetivo es poder alcanzar un porcentaje de vacunación del 40% entre los profesionales sanitarios.

Médicos y profesionales de Enfermería han recordado que la vacuna contra la gripe es la herramienta más efectiva para combatir esta enfermedad para lo cual han recomendado vacunarse en sus centros de salud y consultorios a toda la población de los denominados grupos de riesgo.

Los grupos de riesgo incluyen a los mayores de 65 años, los niños y adultos con procesos crónicos cardiovasculares, neurológicos o pulmonares, así como enfermedades metabólicas crónicas como la diabetes, obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías, anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, neuromuscular grave o que conlleve disfunción cognitiva o cualquier otro tipo de inmunosupresión.

En estos grupos también están incluidos niños y adolescentes en tratamiento prolongado con aspirina; embarazadas en cualquier mes de gestación y todas aquellas personas que puedan transmitir la gripe a quienes tienen riesgo de presentar complicaciones como son los trabajadores en residencias de mayores y de otros servicios sociales, cuidadores domiciliarios y otros convivientes, así como los trabajadores de los establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como hospitalaria.

Asimismo, se aconseja la vacunación a trabajadores de servicios públicos asistenciales, Fuerzas de Seguridad del Estado, Protección Civil, bomberos, personal de emergencias y trabajadores de centros de internamiento, así como y viajeros internacionales y trabajadores que por su ocupación puedan estar en contacto con aves sospechosas de gripe aviar.

Recordar que el Plan de Prevención y Actuación frente a la Gripe que puso en marcha el Gobierno de Castilla-La Mancha el pasado 23 de octubre para la temporada 2018-2019 ha permitido la distribución de 31.400 dosis de vacunas contra la gripe en el área de Salud de Cuenca. Este Plan de Prevención, además de la campaña de vacunación, contempla un Programa de control y vigilancia de la enfermedad, una Plan de alta frecuentación y campañas informativas dirigidas a la población.