La Guardia Civil ha hecho entrega a la Biblioteca del Seminario Conciliar San Julián de Cuenca de los libros sustraídos hace años de ella y que se encontraban custodiados en la Biblioteca Nacional.

Los libros sustraídos del Seminario de Cuenca regresan de nuevo a su biblioteca tras más de 15 años de litigioLa devolución de los libros se ha realizado en la antigua iglesia de la Merced, sede actual de la biblioteca del Seminario, y en ella han estado presentes el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Juan Rodríguez; el Obispo de Cuenca, Monseñor José Marías Yanguas; el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, teniente coronel Fernando Montes, y el responsable de la biblioteca, Vicente Malabia,

Hay que recordar que en julio del año pasado una sentencia del Tribunal Supremo desestimó los recursos de casación interpuestos contra una decisión judicial de la Audiencia Provincial de Cuenca, que ordenaba devolver a la Diócesis conquense 263 libros, entre ellos 10 incunables, editados antes del año 1500, sustraídos de la biblioteca del Seminario de la capital hace varias décadas.

El fallo desestimó los recursos y confirmó la sentencia de 2016 de la Audiencia provincial de Cuenca, lo que ha permitido que vuelvan a la biblioteca del Seminario los libros sustraídos en la década de los 80 y 90 del siglo pasado. Entre ellos algunos incunables como unas Etimologías de San Isidoro, libros de Petrarca, y una geografía de Estrabón, de gran valor histórico.

Los libros fueron sustraídos de la Biblioteca del Seminario y vendidos en la casa de subastas Durán, por lo que estaban en manos de alrededor de un centenar de propietarios. La Unidad Central Operativa de la GuardiaCivil los recuperó en el año 2004 y, desde entonces y hasta que han vuelto a la biblioteca del Seminario han estado custodiados en la Biblioteca Nacional por orden judicial.

Con esta entrega y tras quince años de litigio, por parte del despacho de Abogados de Cuenca Celada Montón, los libros vuelven a estar custodiados en la biblioteca del Seminario. Ha sido un proceso complicado porque los libros estaban en manos de más de un centenar de propietarios y aunque la mayoría se allanaron a la demanda civil, ha habido que litigar con 40 personas.

 
Comparte esta noticia: