El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha asistido esta mañana a la presentación de la restauración de la verja del parque de las Adoratrices, en Guadalajara, un proyecto financiado con cargo al Programa del 1,5% Cultural  del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, para recuperar patrimonio histórico. En este acto, al que ha asistido también la subdelegada del Gobierno en Guadalajara, Mercedes Gómez, han intervenido asimismo el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, y el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda del Ministerio, David Lucas.

Tierraseca compromete el apoyo del Gobierno de España a la ciudad de Guadalajara
 El secretario general de Agenda Urbana y Vivienda anuncia que los fondos del 1,5% Cultural destinados a iniciar la restauración de la muralla del Alcázar serán transferidos al Ayuntamiento antes de que acabe el año

En su intervención, Tierraseca se ha dirigido al alcalde para comprometer el apoyo del Gobierno de España a la ciudad de Guadalajara en cualquier proyecto en común con el Ayuntamiento. “Nos tienes a tu disposición para seguir cumpliendo el objetivo de servir a los vecinos y vecinas de esta ciudad”, ha señalado.

En este sentido, ha puesto como ejemplo el proyecto de restauración de la verja, que hoy se ha presentado, cuyo coste total ha sido de 440.000 euros, de los que 320.000 han sido financiados por el Gobierno de España y el resto por el Ayuntamiento. Tierraseca ha querido reivindicar también el Programa del 1,5% Cultural “como una de las herramientas más útiles para la conservación del patrimonio, pero para apoyar la actividad económica, social y cultural”.

Asimismo, ha recordado que “hace apenas dos meses” el mismo parque de las Adoratrices fue escenario de un homenaje a las víctimas de la Covid-19 y de un reconocimiento a quienes han trabajado para cuidar y proteger a la ciudadanía durante la pandemia. Por eso, ante la puerta de acceso que forma parte de la verja recién restaurada, ha señalado que este elemento debe servir para “simbolizar la puerta abierta a la esperanza, a la confianza en el futuro y a la fortaleza que debemos tener las instituciones y la ciudadanía para afrontar momentos difíciles”.

Por su parte, el alcalde ha coincidido en que “se trata de una seña de identidad para la ciudad de Guadalajara”, y ha asegurado que el Equipo de Gobierno que encabeza “considera un concepto importante el valor del patrimonio”, que también tiene un valor económico porque constituye un reclamo para atraer visitantes. Rojo ha subrayado que Guadalajara tiene mucho que ofrecer en este aspecto “y lo tenemos que aflorar”.

Previamente, ha intervenido el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda para anunciar que está previsto transferir al Ayuntamiento antes de que acabe el año la ayuda del 1,5% Cultural comprometida para iniciar la restauración de la muralla y los muros del Alcázar Real.

Reposición de más de 1.800 piezas

La reja del actual parque Adoratrices fue diseñada por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco y, junto con el cercano panteón, forma un conjunto arquitectónico construido entre finales del siglo XIX y principios del XX por encargo de María Diega Desmaissières, condesa de la Vega del Pozo y duquesa de Sevillano. El enrejado, con más de un siglo de historia, recibió en el año 1993 la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC) por su singularidad.

En los trabajos de restauración se han repuesto más de 1.800 piezas metálicas que habían desaparecido o se encontraban deterioradas. Todos estos elementos se han fundido en moldes de piezas originales. Además de la limpieza de óxidos del enrejado, se han recuperado los tonos dorados que tenían originalmente algunos elementos y se ha actuado también sobre el zócalo que lo sustenta.

 
Comparte esta noticia: