Los empresarios muestran su preocupación ante las medidas anunciadas y espera que el nuevo Gobierno las modere
Ángel Nicolás.

La Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha, CECAM CEOE-CEPYME, muestra su colaboración al nuevo Gobierno de España tras la toma de posesión del Presidente del Ejecutivo, que ha tenido lugar esta mañana, para trabajar en los retos y reformas que debemos afrontar como región y como país, para el fortalecimiento de nuestra economía, en los que las pymes y los autónomos tenemos un papel fundamental.

Dado que el nuevo Ejecutivo ya ha manifestado su intención de mantener una interlocución y propiciar acuerdos dentro del diálogo social, confiamos que en el marco de ese diálogo con los agentes sociales, tan importante y necesario en esta nueva etapa, seamos capaces de trasladar al Gobierno los efectos tan perniciosos que sobre el crecimiento y la creación de empleo pueden tener muchas de las medidas económicas y laborales anunciadas hasta la fecha, y que mueven a la preocupación dentro del tejido empresarial de nuestra región.

A la vista de los apoyos territoriales que han sido necesarios para alcanzar la investidura, los empresarios de Castilla-La Mancha demandamos que el trato que reciban todas las Comunidades Autónomas en términos de inversión pública, de financiación y del resto de servicios públicos, sea igual para todas las regiones, sin tratos discriminatorios de unas regiones frente a otras. Por otro lado, el nuevo Gobierno debería trabajar para que se iguale la fiscalidad en las Comunidades Autónomas, evitando de esta forma que la fiscalidad sea una herramienta para captar inversiones a unas regiones en detrimento de otras.

Las medidas políticas que entorpezcan y dificulten la actividad empresarial, desincentivarán la inversión y la creación de empleo. Durante los últimos trimestres se ha iniciado un proceso de desaceleración económica que podría agravarse si no se adoptan las medidas correctas. A modo de ejemplo, durante el pasado año 2019 la inversión extranjera en España y en nuestra región cayó drásticamente. La imagen que proyecte nuestro país y las medidas que se adopten son esenciales para agravar o para recobrar la senda de la captación de nuevas inversiones, así como para recuperar o empeorar en su conjunto la actividad económica.

 
Comparte esta noticia: