Los ecologistas denuncian que la Junta inunda de glifosato y acaba con casi todos los árboles de las cunetas de las carreteras regionales
Ecologistas en Acción de Guadalajara, denuncia el uso indiscriminado de herbicidas en las cunetas de la red de carreteras regional en la provincia de Guadalajara, y la política arboricida que esta acabando con miles de árboles de nuestras carreteras.

Ecologistas en Acción de Guadalajara considera inaceptable la destrucción de miles de árboles a lo largo y ancho de la provincia, ya sea en las actuaciones de limpieza de cunetas de carreteras, talas y podas realizadas sin supervisión de personal especializado expertos en la materia, y sin ningún criterio ni control técnico, existiendo otras alternativas para garantizar la seguridad vial.

Asimismo denunciamos el uso sistemático de herbicidas en todas las carreteras de la red viaria regional de carreteras en nuestra provincia, existiendo otras alternativas.

Ecologistas en Acción de Guadalajara, manifiesta su indignación por una práctica que parece ser imposible de erradicar en nuestra provincia: la tala y podas abusivas y el uso indiscriminado de herbicidas. Dos lacras medioambientales que llevamos años denunciando, independientemente del color político de los gestores Junta de Comunidades o el Ministerio de Fomento. Unas prácticas anti natura que una vez más ponen de manifiesto la escasa sensibilidad que muestran nuestros representantes políticos hacía unos seres vivos, como son los árboles. Sin ningún criterio, se talan y podan miles de árboles a lo largo y ancho de toda la provincia, en cunetas de carreteras, mermando día a día nuestro patrimonio natural. Mientras antiguamente las carreteras estaban rodeadas de árboles que nos daban sombra, evitaban la erosión y escorrentía,y representaban un paisaje singular, hoy en día la Consejería de Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, se ha propuesto dejar los laterales de la red viaria regional como un auténtico desierto.

Pero desgraciadamente, y pese a ser una actividad peligrosa para las personas, desde el punto de vista de la salud laboral y para el medio ambiente, por la contaminación de tierras, aguas y otras especies, se sigue usando masivamente los herbicidas en cunetas de carreteras y zonas públicas de nuestras ciudades y pueblos.

Nos preguntamos para cuando un cambio en estas actuaciones que van en contra de nuestro bienestar y por el respeto hacía el medio ambiente, y para cuando unos responsables políticos que cambien las políticas arboricidas y de uso de herbicidas en nuestra provincia.

En cuanto al uso de herbicidas, el vigente Real Decreto 1311/2012, de 14 de Septiembre, que establece la normativa para el Uso Sostenible de los Productos Fitosanitarios en España, señala que en esta materia se ha de aplicar especialmente el principio de precaución y que “la Administración competente en cada caso puede aplicar el principio de cautela limitando o prohibiendo el uso de productos fitosanitarios en zonas o circunstancias específicas”.

Hay comunidades autónomas, como la Comunidad de Madrid, que ha prohibido su aplicación en las carreteras regionales. En el caso de la Red provincial de carreteras de Guadalajara, la Diputación Provincial, aprobó en 2016 una moción para no echar estos productos, y desde entonces se utilizan otros medios.

Respecto al maltrato de arbolado en carreteras, y actuaciones sobre cunetas y pendientes, al contrario que otras comunidades como Navarra, Cantabria o País Vasco, con más árboles en los márgenes de las carreteras, se respetan y se deja una cubierta vegetal para evitar la erosión. Mientras en Castilla-La Mancha se utilizan desbrozadoras gigantes que maltratan el arbolado, se talan y se podan indiscriminadamente y la retroexcavadora deja sin cubierta vegetal las pendientes de las cunetas, favoreciendo la erosión y ocasionando obstrucciones en los pasos de evacuación de aguas.

Desde Ecologistas en Acción Guadalajara, volvemos a pedir a la Junta de Comunidades un plan de protección del arbolado de la red regional de carreteras, con restauración y repoblación, unas podas adecuadas en los lugares necesarios, la puesta de vallas quitamiedos para evitar choques, y no usar glifosato en las cunetas de nuestras carreteras.