Los profesionales que forman los equipos de las dos Unidades Domiciliarias de Cuidados Paliativos de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM),  han reforzado su compromiso con los pacientes del área de Salud de Cuenca coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Cuidados Paliativos.

Las Unidades de Cuidados Paliativos domiciliarios de Cuenca refuerzan su compromiso con los pacientes del área de Salud
 Durante la crisis sanitaria y los meses de confinamiento los profesionales del equipo han seguido desarrollando su actividad asistencial, atendiendo a los pacientes en sus domicilios en función de sus necesidades y adoptando las medidas de seguridad correspondientes.

Hacer más visibles los cuidados paliativos, entendiéndolos como un modo de abordar la enfermedad avanzada e incurable y mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus familias mediante la prevención y el alivio del sufrimiento a través de un diagnóstico precoz, una evaluación adecuada y el oportuno tratamiento del dolor son algunos de los objetivos de esta jornada conmemorativa.

Las Unidades Domiciliares de Cuidados Paliativos de Cuenca están integradas por dos facultativos, dos profesionales de enfermería, una psicóloga y un trabajador social y, en coordinación con el Servicio de Oncología del Hospital Virgen de la Luz y con los profesionales de Atención Primaria, vienen desempeñando una labor asistencial imprescindible, prestando apoyo y atención sanitaria a los pacientes terminales y a sus familias del área de Salud.

En lo que va de año se han atendido en el programa de Cuidados Paliativos un total de 257 pacientes oncológicos en fase avanzada, de los cuales un 131 han fallecido en sus domicilios con la asistencia de los equipos de cuidados paliativos y 26 en el Hospital Virgen de la Luz.

Destacar que durante la crisis sanitaria causada por la COVID-19 las unidades de cuidados paliativos domiciliarios de Cuenca han continuado desarrollando su actividad asistencial y con un especial esfuerzo durante los meses de confinamiento para atender a los pacientes en sus domicilios según sus necesidades y adoptando las medidas de seguridad y protección correspondientes. Además, han mantenido la atención telefónica para resolver todas las dudas que se planteaban a los pacientes o a sus familias.

Recordar que la Unidad de Cuidados Paliativos de Cuenca fue pionera en Castilla-La Mancha, ya que fue en la primera Gerencia en donde comenzaron a ofrecerse estos cuidados en 1997 de la mano de la Asociación Española contra el Cáncer. En la actualidad y ya integradas en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha –desde el año 2008- se encuentran ubicadas en la segunda planta de hospitalización onco-hematológica del “Virgen de la Luz” , una planta habilitada para acoger todos los recursos sanitarios del área Oncológica y dotada con habitaciones de uso individual para estos pacientes y sus familias.

Los profesionales que integran la Unidad de Cuidados Paliativos de Cuenca trabajan dentro de la Red de Expertos y Profesionales de Cuidados Paliativos que ya funciona en Castilla-La Mancha con el fin de desarrollar una Estrategia Regional de Cuidados Paliativos que tiene como principal fin el sentar las bases de la atención paliativa en toda la región y homogeneizarla, ofreciendo una atención integral basada en el paciente y sus necesidades y en donde los cuidados se lleven a cabo en el momento, el lugar y con el dispositivo adecuado y con los recursos necesarios.

 
Comparte esta noticia: