La Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real ha publicado en su perfil de la red social Facebook un impactante vídeo donde se puede ver y escuchar a una vaquilla “gritando del dolor” en pleno casco antiguo de la ciudad de Cuenca mientras es conducida por unos mozos que sujetan al animal mediante unas cuerdas atadas a los cuernos. Y es que las vaquillas enmaromadas es una de las tradiciones de las fiestas de San Mateo que durante estos días se celebran en la capital conquense.

Según los antitaurinos, el vídeo se grabó durante la primera suelta del pasado martes. “El toro intenta escapar, grita y llora de dolor ante tanta violencia, acoso y MALTRATO. Y así cinco veces de martes a viernes”, relata la Asociación, que añade: “Todo ello sumado al alcohol consumido por muchos de los participantes y los menores de 16 años a los que no les está permitida la entrada pero participan sin ningún tipo de control”.

“Este no es solo un mensaje de denuncia, sino también de sensibilización ante las miles de personas conquenses/o turistas que se acercan a Cuenca para sus fiestas, disfrutar de su bonita ciudad esos días, de las fiestas que organiza la juventud, el traslado del pendón, etc, para que comiencen a reclamar un San Mateo libre de violencia animal, para que dejen de dar la espalda a casi la veintena de animales maltratados en sus fiestas. Y, por supuesto, este es un mensaje de crítica, siempre desde el respeto, hacia el Ayuntamiento de Cuenca por seguir permitiendo y promocionando el maltrato animal legal. Pedimos más valentía y empatía política en nuestra región y, por supuesto, que se deje de subvencionar con dinero de toda la ciudadanía los eventos taurinos. ¿Es necesario cinco sueltas de vacas en San Mateo?”, se preguntan.

“Evidentemente queremos la total abolición, pero quizás es hora de dar un paso adelante y al menos suprimir cuatro de las cinco sueltas, al menos disminuiría el número de animales tendrían que pasar por ese sufrimiento”, finaliza el comunicado.

El vídeo en cuestión ha sido recogido por varios periódicos nacionales y está generando múltiples reacciones de indignación en centenares de usuarios de Internet de toda España.