Las gasolineras automáticas alcanzan el 7% de cuota en Castilla La Mancha
Aesae pide a las Autoridades Locales que no pongan trabas a la competencia en el sector, que fomenta la bajada de precios y el ahorro del consumidor

Las gasolineras automáticas en Castilla-La Mancha suponen el 7% del mercado de la venta al por menor de carburante, con un total de 52 gasolineras, según un estudio de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae), que contabiliza únicamente las gasolineras independientes y descarta las estaciones de servicio de los híper mercados y las cooperativas agrarias. Aesae pide a las Administraciones locales que no pongan barreras al libre mercado ni a la transformación digital del sector, potenciando así el ahorro entre los conductores.

Según los datos que maneja la Asociación, Castilla-La Mancha continúa siendo la sexta Comunidad Autónoma con más estaciones de servicio automáticas de España ascendiendo a un total de 52 puntos de distribución de este tipo. Solo le supera Cataluña (276), Valencia (197), Andalucía (171), Madrid (86) y Castilla y León (73). Así, el reparto entre de este tipo de gasolineras es muy heterogéneo dentro de la Comunidad, ya que Toledo y Ciudad Real engloban el 31% de estas gasolineras. Le siguen Albacete (17%), Guadalajara (13%) y Cuenca (7%). En cuanto al porcentaje de penetración de este modelo de negocio, se sitúa por debajo de la media nacional (10%), ya que el máximo lo alcanza Guadalajara y Ciudad Real con un (8%), seguido de Toledo (7%), Albacete (6%) y Cuenca (4%).

Castilla la Mancha se encuentra entre el grupo de CCAA que toman cualquier justificación para limitar la implantación de las estaciones automáticas. Estas barreras normativas, son en opinión de AESAE, la razón principal de la baja penetración de este modelo. El último ejemplo es la obligación a tener aseos higiénicos y en consecuencia a tener personal para mantenerlos, para, de esta forma, cambiar de modelo de negocio a estación atendida. Es la única Comunidad autónoma que ha optado por esta exigencia.

Según un estudio de la OCU, poder elegir la gasolinera dónde repostar puede llegar a ahorrar al conductor entre los 260 y 320 euros anuales. Por esta razón, Manuel Jiménez Perona, presidente de la Asociación sostiene que “el precio se puede bajar si fomentamos la competencia. Los socios de Aesae consiguen este precio gracias a una menor estructura de costes y la domotización de las instalaciones”.

Aunque se ha dado un incremento del 1% de este modelo de negocio en España en el último año, alcanzando el 10%; aún está lejos de los países referentes en la apertura y liberalización del mercado del carburante como son Dinamarca o Finlandia, que del total de gasolineras que existen en estos países, las automáticas superan el 60%.

El COVID-19 y el suministro de combustible

“La pandemia ha dejado patente que las gasolineras automáticas son necesarias, ahora más que nunca, para garantizar el suministro en todo el país, lo que nos hace vaticinar que irán a más en la región”, añade Jiménez Perona. Este tipo de estaciones se han constituido como la evolución natural de las gasolineras tradicionales, ya que están preparadas para operar en situaciones de extrema necesidad, al contar con un sistema automatizado las 24 horas del día que evita el contacto con otras personas.

Los socios de AESAE han reforzado las medidas de higiene en sus estaciones de servicio, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. Así hoy en las estaciones automáticas priman la seguridad, la limpieza y el distanciamiento social en el suministro.

 
Comparte esta noticia: