El Teatro Auditorio ha acogido esta tarde el acto institucional del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, organizado a instancias del Consejo Municipal de Integración, compuesto por 38 asociaciones del sector, y de la mano del Ayuntamiento de Cuenca, la Diputación de Cuenca y el Gobierno de Castilla-La Mancha.

La unidad de asociaciones e instituciones caracteriza en Cuenca el acto del Día Internacional de las Personas con Discapacidad
 El alcalde pone en valor esta unidad “que debemos mantener si queremos avanzar en materia de accesibilidad y de inclusión”.

Un acto, presentado por la periodista Oriana Márquez, que se ha caracterizado por la unidad tanto de las instituciones como de las asociaciones, aspecto en el que han incidido todas las autoridades intervinientes. Así el alcalde, Darío Dolz, ha señalado que “estamos aquí todos juntos manifestando nuestro compromiso con los derechos de las personas con discapacidad y con sus familias, con la integración y con la normalización”. Una unidad “que debemos mantener si queremos avanzar en materia de accesibilidad y de inclusión”.

Por su parte, apelar a la toma de conciencia del creciente problema social que implica para este colectivo la soledad no querida ha sido una de las demandas planteada en el manifiesto, leído por Marta Jiménez Alberca, de la Asociación Serena, y por Antonio Casado Toledo, de Aspadec. Una soledad derivada de “la falta de accesibilidad en los entornos, productos y servicios; la imposibilidad o la dificultad extrema de ejercer los derechos fundamentales; o la ausencia de apoyos para una autonomía personal efectiva”.

Han lanzado así un ‘SOS soledad, yo también cuento’, pidiendo “medidas vigorosas para disminuir la inactividad y el desempleo entre las personas con discapacidad” y la “adopción de una estrategia estatal de inclusión en la comunidad que permita a las personas institucionalizadas vivir según sus propios deseos y preferencias, acogiéndose a fórmulas de vida inclusivas”.

Un “largo camino por recorrer”

El primer edil ha reconocido el “largo camino por recorrer en materia de accesibilidad física y sensorial” en Cuenca, pero ha puesto en valor que “tenemos lo más importante, que es la sensibilidad”. Como ejemplos desde el Consistorio conquense ha puesto la elección del pregonero de San Julián, el miembro de Adocu Carlos Martínez; un ferial más inclusivo; la actuación para mejorar la accesibilidad del puente San Pablo; o el hecho de retomar el proyecto de accesibilidad al Casco Antiguo.

En referencia al lema escogido para este día, ‘Di capacidad’, Dolz ha subrayado: “Digamos capacidad, quedémonos con las capacidades que tenemos todas las personas, sin excepción”, pues algunos “tenéis la capacidad de superaros cada día”.

Durante el acto ha intervenido también la delegada de la Junta de Comunidades en Cuenca, M. Ángeles Martínez, quien ha puesto el acento en las asociaciones del sector, “que día a día trabajáis y hacéis un mundo mejor”, destacando su “compromiso, firmeza diaria y ganas de luchar y pelear”.

Por su parte, la diputada provincial de Servicios Sociales, Igualdad y Cooperación al Desarrollo, Lorena Cantarero, ha enfatizado lo importante que es que las instituciones, junto a las asociaciones, “trabajemos de la mano por la inclusión, eliminando las barreras que hoy en día se encuentran las personas con discapacidad, fomentando sus capacidades, luchando por la integración y para conseguir, entre todos, que tengan una calidad de vida mejor, tanto ellos como sus familias”.

El acto ha finalizado con un concierto solidario a cargo de profesores y alumnos de las Escuelas Municipales de Música y de Teatro.