La Unidad de Broncoscopia y Neumología Intervencionista del Hospital de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha obtenido la acreditación como Unidad Especializada que concede la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica acredita como Unidad Especializada a la Unidad de Broncoscopia y Neumología Intervencionista del Hospital de Guadalajara
§ La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) concede esta acreditación, que valida la especialización de la unidad considerando tanto el volumen de actividad como la complejidad de los procedimientos que realiza, así como aspectos docentes y de investigación.

Se trata de un importante reconocimiento por parte de una sociedad científica que respalda la calidad del trabajo de la Unidad, valorando aspectos como el volumen de actividad y complejidad de los procedimientos que realizan, así como aspectos docentes y de investigación.

Esta acreditación distingue entre Unidad Básica, Especializada y Especializada de alta complejidad. Según explica el neumólogo Jorge Castelao, en el caso de la Unidad de Broncoscopia y Neumología Intervencionista del Hospital de Guadalajara se cumplen los estándares de unidad especializada de alta complejidad en lo relativo a volumen de actividad y complejidad de los procedimientos, pero esta acreditación requería un carácter multidisciplinar complementado con Cirugía Torácica, especialidad no existente en el centro guadalajareño.

Cabe destacar que la Unidad de Sueño del servicio de Neumología del Hospital cuenta también con acreditación por parte de la SEPAR como unidad con criterios de excelencia, y actualmente se está trabajando también en la acreditación de la Unidad de Asma.

En el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha existen dos unidades de endoscopia acreditadas como especializadas, existiendo apenas una veintena en toda España. Así, a la recién acreditada en Guadalajara se le suma la Unidad de Neumología Intervencionista del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, con criterios de excelencia.

Esta acreditación, destaca el doctor Castelao, “supone un reconocimiento oficial y externo por parte de una sociedad científica que indica que estamos trabajando en la dirección correcta”.

Cada año, la Unidad de Neumología Intervencionista del Hospital de Guadalajara realiza alrededor de 1.200 procedimientos en endoscopia y neumología intervencionista, una cifra muy elevada si se tiene en cuenta que este Hospital atiende una población de 250.000 habitantes.

Esto se debe a su amplia cartera de servicios, “mucho más de lo que correspondería a un hospital de nuestro entorno y nuestro tamaño”, señala Jorge Castelao, para quien la clave es “la implicación y el interés personal de los profesionales para formarse en nuevas técnicas, el apoyo de nuestro jefe de servicio, José Luis Izquierdo, y la apuesta por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, que nos ha ido dotando del material que necesitábamos”.

En cuanto al tipo de procedimientos que realizan destacan la broncoscopia rígida, la criobiopsia o la toracoscopia entre los procedimientos pleurales. Los procedimientos más habituales son la broncoscopia y el estudio de derrame pleural o toraconcentesis.

Más técnicas para ser más autónomos

El servicio de Neumología, ha señalado Jorge Castelao, trabaja para incorporar nuevas técnicas y procedimientos, en su afán por seguir mejorando la atención que ofrece a sus pacientes. El próximo campo a desarrollar es el de la reducción endoscópica de volumen pulmonar en el enfisema mediante la colocación de válvulas endobronquiales a pacientes con enfisema grave.

Cabe recordar que en abril se incorporó a esta Unidad un nuevo ecobroncoscopio (EBUS), un procedimiento para el diagnóstico y estadificación del cáncer de pulmón, también aplicable al estudio de enfermedades como el linfoma, la tuberculosis o la sarcoidosis.

Con la incorporación de esta técnica, se estima que alrededor de un centenar de pacientes van a ser atendidos cada año en Guadalajara sin necesidad de desplazarse a otros hospitales. Además, ofrece la ventaja de que se realiza en la propia sala de técnicas de Neumología Intervencionista, sin precisar anestesia y siendo el paciente dado de alta a las pocas horas. La incorporación del EBUS supone, en este sentido, mayor rapidez y un diagnóstico más precoz, además de evitar pruebas más invasivas.

Con todo ello, se consigue que la Sanidad castellano-manchega sea cada vez más autónoma y con mayor capacidad resolutiva, evitando derivaciones a otros centros.