Por primera vez una residencia de Amavir en Castilla-La Mancha se une a los campamentos de verano que el grupo organiza para niñas y niños. Las convivencias entre los más pequeños y los residentes de las distintas sedes que el grupo tiene por toda España comienzan esta misma semana.

La residencia de Amavir La Alameda acoge por primera vez los campamentos de verano para niños y niñas
Guadalajara y Valladolid se unen a esta iniciativa tras el éxito de las ediciones de Navarra, Madrid y Barcelona

Durante cinco días (en la mayoría de los casos), niños y niñas de entre tres y 12 años convivirán con los residentes de los distintos centros de Amavir, compartiendo actividades educativas y de ocio. Los pequeños que participan en la actividad son principalmente hijos de trabajadores y nietos o familiares de los residentes. Entre las actividades que realizarán están compartir desayunos y comidas, participar en gymkanas, aprender sobre ciencia e historia, hacer excursiones, repostería y manualidades o juegos deportivos.

El campamento de La Alameda en Guadalajara se extenderá del 24 al 28 de junio. Los pequeños llegarán al centro a las 10 de la mañana y volverán a sus casas a las 17:00, donde recargarán las pilas para el día siguiente.

Estos campamentos llevan años celebrándose en las residencias del grupo en Navarra y el año pasado se unieron a la iniciativa los centros de Coslada en Madrid y Teià en Barcelona. Este año son diez las residencias Amavir en las que se realizarán los campamentos de verano 2019: Mutilva e Ibañeta en Navarra; Arganzuela, Coslada, Colmenar y Villanueva de la Cañada en Madrid; Sant Cugat y Teià en Barcelona; El Encinar del Rey en Valladolid y La Alameda en Guadalajara.

Al compartir su día a día con los niños, aumenta la actividad física, cognitiva y social de los mayores, promoviendo el envejecimiento activo y saludable. Por otra parte, para los más pequeños estas actividades son también una lección de vida de la que aprenden las experiencias de los residentes y recogen su sabiduría. Con los campamentos de verano de Amavir, tanto los más pequeños como los más mayores aprenden los unos de los otros y viven una experiencia única e inolvidable.

Desde Amavir nos indican que “está comprobado que las personas mayores que realizan actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros mayores de su misma edad. Desde Grupo Amavir somos conscientes de los beneficios que supone la interactuación de nuestros residentes con los niños y jóvenes y, por ello, tenemos acuerdos con colegios y asociaciones para que puedan relacionarse a lo largo de todo el año”. Entre las actividades intergeneracionales que realiza Amavir está el reciente mercadillo solidario en favor de la infancia de la residencia de Alcalá o la competición de carreras “Milla de Oro” de la residencia de Alcorcón. Además, este mismo año ha tenido lugar por primera vez un campamento intergeneracional en Navidad.