La Junta seguirá trabajando para que el cultivo de las aromáticas sea fuente de riqueza y de desarrollo rural en la comarca de La Alcarria
El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha recalcado la creación del Comisionado para el Reto Demográfico como muestra de la determinación del Gobierno regional por el futuro del medio rural castellano-manchego.

El Gobierno de Castilla-La Mancha seguirá apostando por los cultivos de aromáticas como fuente de desarrollo rural y medida de generación de empleo y fijación de población, con una ayuda de agroambiental de 155 euros por hectárea dentro del Programa de Desarrollo Rural puesta en marcha de manera pionera en España para ayudar a que el cultivo ocupe “más superficie y ayude a que sea más rentable para los agricultores de estas explotaciones”, que posteriormente destinan principalmente la producción a la elaboración de esencias a través de las destilerías de la zona.

Así lo ha indicado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien este viernes ha apoyado con su presencia el VIII Festival de la Lavanda en la localidad alcarreña de Brihuega, donde ha estado acompañado por el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero; el alcalde de la localidad, Luis Manuel Viejo, así como el director provincial de Agricultura en Guadalajara, Santos López, entre otros asistentes a este evento, entre ellos la ministra de Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, natural de la provincia, Magdalena Valerio. Un Festival donde este cultivo se convierte en protagonista y el campo se transforma en el escenario que cautiva a través de los siete sentidos.

En Castilla-La Mancha existen, ha explicado Martínez Arroyo, cerca de 2.400 hectáreas de cultivo de aromáticas: espliego, lavanda y lavandín, siendo la provincia de Guadalajara la que aglutina casi el 68 por ciento de las mismas, siendo un cultivo que “cada vez es más importante”.

En declaraciones a los medios, ha resaltado que, además, este festival, es “una forma muy acertada de unir la actividad económica vinculada a la agricultura con el turismo que genera mucho desarrollo rural”.

El medio rural en Castilla-La Mancha “es agricultura”, ha indicado, pero también es “diversificación de la actividad económica” y ha apuntado que “qué mejor forma de hacerlo que aprovechando lo que nuestros agricultores hacen cada día posible y hacerlo con gente que nos visita desde cualquier rincón del mundo”.

Por su parte, el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero ha subrayado el impulso del Gobierno de Castilla-La Mancha por el desarrollo rural en la provincia de Guadalajara con la creación del Comisionado para el Reto Demográfico en esta legislatura y ha afirmado que “aunar agricultura, turismo y economía circular va a permitir el desarrollo de nuestros pueblos como se demuestra con estas jornadas de la lavanda que son una apuesta para Brihuega y toda esta comarca”.

El campo se abre al turismo

El Festival de la Lavanda que cumple su séptima edición este año, es una de las actividades que se han organizado durante todo el mes de julio con la lavanda como protagonista, como las visitas guiadas a los campos en flor, en los alrededores de la localidad, visitas a destilerías, exposiciones, concursos o demostraciones de siega de lavanda y espliego.

Este año, parte de los beneficios obtenidos con esta iniciativa, se destinarán proyectos que llevan a cabo la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).