El Gobierno de Castilla-La Mancha quiere potenciar el enoturismo en la provincia de Cuenca para relanzar el sector turístico y favorecer la creación de empleo y actividad económica en torno al mismo. Con esa intención, el delegado de la Junta, Ángel Tomás Godoy, ha mantenido hoy una reunión con la Asociación Nacional de Enoturismo, que preside José Antonio Vidal, y los cinco grupos de acción local conquenses (ADI El Záncara, ADESIMAN, ADIMAN, PRODESE Y CEDER Alcarria).

Godoy, que ha estado acompañado por el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Óscar Martínez; se ha mostrado convencido del potencial de Cuenca para convertirse en un referente nacional del enoturismo pues  ha recordado que “no en vano Castilla-La Mancha es considerada el mayor viñedo del mundo y en concreto en la provincia de Cuenca tenemos bodegas y cooperativas que producen grandes vinos”. Es más, ha recordado que ya existen en la provincia proyectos de enoturismo “que están cosechando gran éxito”, como Finca La Estacada, Bodegas Mont Reaga o Finca Antigua, entre otros.

Asimismo, ha afirmado que el enoturismo es una actividad que enriquece la oferta turística, contribuye a su desestacionalización, aumenta de las pernoctaciones y promociona las marcas de vinos de la tierra. Además, es un sector el auge que en el año 2014 atrajo 2,1 millones de personas, según el último estudio publicado por ACEVIN.

Con estas perspectivas, el delegado de la Junta ha apostado por “establecer contacto colaboración con la Asociación Española de Enoturismo, el sector del vino en la provincia de Cuenca y los grupos de acción local para favorecer la implantación de proyectos en nuestro territorio”.

Godoy ha invitado a las bodegas de la provincia a diversificar su actividad  y apostar por el enoturismo y ha recordado que para este fin existen ayudas del Gobierno de Castilla-La Mancha, como las del FOCAL; y fondos europeos de los que los grupos de acción local pueden informar a las empresas de la provincia.

Para Godoy “se trata de una apuesta muy importante no sólo por el empleo y la actividad económica que generan los proyectos de enoturismo en sí, sino porque en tornos a ellos surgen otros como casas rurales, hoteles, restaurantes, etc.

Por último, ha recordado que una de las apuestas del Gobierno de Castilla-La Mancha para “relanzar” a la provincia de Cuenca es la apuesta por el sector turístico.