El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha hecho un llamamiento para que se usen las desaladoras “que hemos pagado todos con nuestros impuestos, que están sin utilizar y que tenían como finalidad suministrar agua para los regantes de Levante”.

El consejero ha hecho estas declaraciones ante los medios de comunicación, minutos previos a la reunión que ha mantenido con el presidente de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental (JCRMO), Herminio Molina en Albacete, para informar de las necesidades de los agricultores de las provincias de Albacete y Cuenca, que representan más del 70 por ciento de la cuenca del Júcar.

El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha hecho hincapié en la solidaridad incuestionable de su Gobierno, “hay que trasvasar agua para que haya consumo de boca, si es que es necesario, pero lo que no puede mantenerse sine die son trasvases para riego”.  Además, se ha mostrado rotundo respecto a la solución, y ha explicado que, a su juicio, “ya es hora de que las desaladoras funcionen y ese es un compromiso en el que tenemos que estar todos los Gobiernos, desde luego, el de Castilla-La Mancha considera que debe ser así”.

Precisamente, respecto a las relaciones con la Administración central, el consejero ha echado en falta “mayor interlocución”, aunque ha aseverado que “creemos que no es el momento, con un Gobierno interino en Madrid, de tomar decisiones en cuanto a nuevos trasvases”. Y en concreto, respecto a la situación del Júcar ha afirmado, “no puede ser que siempre tengan que pagar los regantes de la cuenca del Júcar, en la que nos encontramos nosotros, en la cuenca alta del río en Albacete”.

En este sentido, ha manifestado “hay que buscar soluciones que sean compatibles con el desarrollo del sector agrario y de la actividad económica en nuestra región y, en eso, vamos a trabajar desde el Gobierno regional de la mano con la Junta Central de Regantes de La Mancha Oriental”.

La prioridad de la cuenca cedente

Martínez Arroyo ha explicado que, en este caso, estamos hablando de los intereses de la cuenca cedente que son los que tienen prioridad a la hora de utilizar el agua y eso no se está teniendo en cuenta que, “agua de esta cuenca del Júcar va a parar al Turia y al Vinalopó”.

Desde el Ministerio de Agricultura, a través de su Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) han incluido estas cuencas del Turia y del Vinalopó dentro del sistema Júcar y, “esto hace que el peso de Castilla-La Mancha en los órganos de decisión sea menor del que debería”, ha lamentado.

El consejero ha recordado que Castilla-La Mancha debería representar el 75 por ciento de la presencia en los órganos de decisión (CHJ) en esta cuenca y ha señalado que “no es así porque estas cuencas valencianas se consideran cuenca del Júcar”. “Y, esto acaba perjudicando, no solamente desde la perspectiva de la negociación o de las mesas de diálogo sino también desde los propios intereses de los agricultores, es decir, de los regantes que están en la cuenca del Júcar, que son los de Albacete”, ha concluido.

El Gobierno regional va a presentar un recurso contra los cuatro planes hidrológicos de cuenca que afectan fundamentalmente a los intereses de los agricultores de Castilla-La Mancha. Además del Júcar, Tajo, Guadiana y Segura. Está previsto que se presente en este mes de marzo.