El Gobierno de Castilla-La Mancha ha duplicado el espacio destinado a la Consulta de Atención Farmacéutica para pacientes externos del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y ha divido la atención que se prestaba con la creación de cuatro consultas, dos para las farmacéuticas especialistas y otras dos para las profesionales de enfermería.

La Junta duplica el espacio y la atención de la Consulta de Atención Farmacéutica del Hospital de Cuenca
Gracias a las reformas realizadas en un espacio anexo al Servicio de Farmacia se ha logrado dividir la atención con dos consultas específicas para los pacientes onco-hematológicos que reciben tratamientos de quimioterapia y otras dos para el resto de los pacientes que requieren una medicación que debe suministrarse desde la farmacia hospitalaria.

La Consulta de Atención Farmacéutica se puso en marcha en el año 2007 en el Hospital de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), con el objetivo de contribuir al éxito de la terapia que reciben los pacientes ofreciéndoles asesoramiento y ayuda en todo lo relacionado con el tratamiento que están recibiendo.

Desde entonces se ha ido incrementando el número de pacientes atendidos hasta alcanzar una cifra superior a los 2.100 el pasado año, con una única consulta para todos los pacientes que tenían que recibir la medicación desde la Farmacia del Hospital.

Desde la Gerencia del Área Integrada de Cuenca, junto con el Servicio de Farmacia, se consideró que el espacio en el que se prestaba la atención no era el más adecuado, tanto desde el punto de vista de confortabilidad y confidencialidad, para los pacientes ya que se trataba de una espacio muy reducido y con una sala de espera ubicada en una zona de paso y en uno de los accesos al centro hospitalario.

Por ello se decidió llevar a cabo una ampliación, para lo que se ha aprovechado un espacio contiguo al Servicio de Farmacia que se dedicaba a tareas no asistenciales y se ha logrado que, desde principios de año, se hayan habilitado cuatro consultas.

Dos de esas consultas se han reservado para la atención farmacéutica exclusiva a pacientes con quimioterapia, principalmente de onco-hematología, una consulta para la atención del especialista de Farmacia y otra  para la consulta de Enfermería.

Las otras dos consultas se han destinado para el resto de pacientes procedentes de cualquier servicio médico que requieren una medicación que, según la normativa legal, debe suministrarse desde la Farmacia del Hospital. Igualmente estas consultas están atendidas también por una farmacéutica especialista y una profesional de Enfermería.

Mientras la facultativo de Farmacia que atiende las consultas se encarga de abrir la historia farmacoterapéutica de cada paciente y valida los tratamientos, la enfermera suministra en su consulta la medicación y realiza las recomendaciones precisas para el uso adecuado de los medicamentos, dejando un teléfono de contacto al paciente para las consultas que considere realizar en relación a la medicación prescrita.

Además, y gracias a las obras realizadas en el último año, se ha logrado que los pacientes de las consultas de Atención Farmacéutica puedan contar con dos salas de espera, una de ellas específica y otra general, que reúnen las necesarias condiciones de confortabilidad en cuanto a luz, temperatura o número de asientos que se precisan.