Gracias a las negociaciones llevadas a cabo con las contratistas, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha conseguido un ahorro de 25,1 millones de euros en las indemnizaciones a las que tenía que hacer frente por los retrasos, cantidades pendientes de pago y desestimientos de contratos en las autovías del Júcar y del IV Centenario.

 
Comparte esta noticia: