La Junta celebra con los agentes sociales y económicos la aprobación de la Ley de Economía Circular, pionera en nuestro país
El presidente regional Emiliano García-Page y el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, han acompañado de forma previa a todos los colectivos y entidades que han tomado parte activa en el proceso de elaboración de esta nueva norma.

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha celebrado hoy en las Cortes regionales, junto a un nutrido grupo de agentes sociales, económicos y empresariales, la aprobación de la Ley de Economía Circular de Castilla-La Mancha, “una normativa pionera que marcará la senda hacia un futuro sostenible y que supondrá el inicio para transitar hacia un cambio en el modelo productivo. Es necesario que avancemos juntos hacia la sostenibilidad con el mayor consenso posible”, ha dicho.

De esta forma, lo ha manifestado durante su intervención en el Pleno de las Cortes, en la que ha señalado que “el compromiso de este Gobierno liderado por el presidente García-Page en su apuesta por un desarrollo sostenible de la región es situar a Castilla-La Mancha a la vanguardia, ahora con la primera Ley de Economía Circular del territorio nacional que incorpora los principios que marcarán el porvenir en los próximos años”.

Como ha indicado Escudero, “el objetivo de la Ley es simple, asegurar un futuro estable y común para todos los habitantes de Castilla-La Mancha, y este espíritu común e integrador es el que ha tenido la Ley desde sus inicios”. De esta forma, ha destacado que es un día significativo para la región, dándose cita en el parlamento regional “todas las personas de la región implicadas en la economía circular, que han participado de una forma u otra en la elaboración de la Ley. Éste es el espíritu, el de integrar y hacer partícipe a toda la sociedad castellano-manchega”.

Así ha agradecido, en nombre de todo el Gobierno regional, la gran colaboración de estos años a las numerosas empresas privadas y públicas, asociaciones, entidades y colectivos que se han implicado y, por supuesto, al personal de la Consejería de Agricultura que fue la que empezó a elaborarla y posteriormente al equipo de la Consejería de Desarrollo Sostenible quien lo ha continuado. “Gracias a todos, estamos dando un paso de gigante en Castilla-La Mancha, con la ilusión de tener un futuro más sostenible y del saber que estamos haciendo las cosas bien y remando en la misma dirección que el resto de España, de Europa y del mundo”. “Asumimos esta Ley con responsabilidad y corresponsabilidad con toda la sociedad y las empresas”, ha dicho.

Una Ley pionera que incentivará a las empresas que apuesten por la economía circular

Como ha incidido, “esta Ley nos sitúa en el punto de mira, porque somos pioneros en España en tener una norma con rango de ley que regule la economía circular, pero también por que cumplimos con la Agenda 2030 de Naciones Unidas y sus 17 ODS”. Pues la Ley busca satisfacer la demanda de la sociedad facilitando el cambio de modelo productivo, económico y de consumo.

“Nos situamos en una crisis climática y ambiental y, por ello, necesitamos una norma que afronte el desafío del cambio climático y de la transición energética, así como la protección de la biodiversidad, de los ciudadanos y de las empresas de la región”, ha indicado el consejero, añadiendo que “esta norma será el cambio que rija el principio rector de la política económica y social de la región y hará palanca para el resto de políticas del Gobierno autonómico”.

Una norma que, como ha explicado, no sólo abarca los residuos sino también los recursos materiales y energéticos, el agua y el uso del suelo, tanto en el ámbito de la producción, distribución y consumo. “Todo ello nos permitirá reducir nuestra huella sobre el medio ambiente, optimizar el uso de los recursos y alcanzar el objetivo de ser una economía hipocarbónica y, por tanto, mitigar y adaptarnos más eficazmente al cambio climático”, ha señalado Escudero.

Como ha dicho el consejero, esta norma va a transformar la economía regional y para ello las empresas no estarán solas, ya que va a incentivar la implantación de empresas que apuesten por la economía circular y la generación de nuevas actividades basadas en la innovación, el ahorro, la eficiencia energética y el uso de energías renovables, favoreciendo la creación de unos 30.000 puestos de empleo verde.

La Estrategia, en el plazo de un año

Asimismo, ha explicado en su intervención que se trabaja ya en la elaboración de la Estrategia de Economía Circular, que estará en el plazo de 12 meses, que será la que defina las áreas prioritarias y acciones a desarrollar en la región. “Creemos firmemente que con la implantación de la Ley y la Estrategia tendremos reducción del consumo de materias primas y reduciremos los impactos asociados a su producción, unido a una reducción de la generación de residuos, y así el impacto para el medio ambiente”.

Por otra parte, también se prevé gravar o penalizar “a los que no se adapten o que lo hagan mal”, a través de la creación de una tasa por vertido, así como una fianza para empresas que trabajen con residuos peligrosos.

Finalmente, ha señalado la semana significativa en la que se aprueba, “pues coincide en unas fechas históricas para nuestro país que por primera vez en la historia acoge la 25 Cumbre del Clima de la Conferencia de las partes”, ha concluido.