La gota fría de Fuentenovilla llueve sobre mojado
Aunque este fenómeno meteorológico resulta incontrolable, el gobierno municipal reclama una mayor previsión y ayuda a la CHT para limpiar los cauces de arroyos que ya se desbordaron el año pasado y que están detrás de buena parte de los daños que el temporal ha vuelto a causar en 2019, así como también solicitará ayudas a Diputación y Junta.

La gota fría se ha cebado de nuevo con La Alcarria guadalajareña. Hoy hace justo un año que diferentes localidades de la comarca, como Fuentenovilla, sufrían los efectos de una tormenta que destrozaba, fundamentalmente, caminos y tierras de labor por el desbordamiento de arroyos.

Este pasado domingo, la historia se repetía. En previsión de lo que pudiera ocurrir, el gobierno municipal había alertado a los vecinos por difentes vías, y llevado a cabo una labor de limpieza de alcantarillas, en el pueblo y la urbanizacion las Fuentes por si las tormentas llegaban a acumular niveles de precipitación importantes. Así fue. A lo largo del fin de semana han caído 115 litros de agua por metro cuadrado en el casco urbano del pueblo.

Afortunadamente, en suelo urbano no ha habido que lamentar desperfectos graves, ni mucho menos daños personales.  Donde sí se han producido daños cuantiosos ha sido en suelo rústico. La peor parte se la han llevado los caminos rurales. Muchos de ellos han quedado impracticables, y en un estado que imposibilita el tránsito incluso de vehículos agrícolas. Desde ayer, el gobierno municipal está evaluando los daños causados por el temporal, de manera que solicitará a Junta y Diputación las ayudas pertinentes para reponer los daños, ante la cuantía de los mismos.

Por otra parte, el gobierno municipal se dirigirá igualmente a la Confederación Hidrográfica del Tajo, puesto que el desbordamiento de algunos arroyos, cuyos cauces están llenos de maleza, es lo que está destras de buena parte de los daños en suelo rústico. “Se ha repetido la misma historia del año pasado, por lo que, sabiendo que se trata de un fenómeno cíclico, las instituciones competentes en la materia deben ponerle remedio para que no vuelva a ocurrir, al menos en lo que se puede hacer”, afirma Monserrat Rivas, alcaldesa de Fuentenovilla.