La Federación Regional del Taxi de C-LM solitia a la Junta regularizar las VTC en Castilla-La Mancha
Reunión con el Director General de Carreteras y Transportes de la JCCM

La Federación Regional del Taxi de Castilla-La Mancha, integrada en CECAM CEOE-CEPYME, ha mantenido una reunión con el Director General de Carreteras y Transporte del Gobierno regional, David Merino Rueda, con objeto de trasladar distintos asuntos que preocupan al sector del taxi en nuestra región.

Esta reunión contó con una nutrida representación de las Asociaciones de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo y Talavera de la Reina, integradas en la Federación Regional del Taxi, para abordar los diferentes aspectos que se analizaron en el trascurso del encuentro, de gran interés para el sector.

Concretamente, se analizó el desarrollo del real decreto ley de medidas sobre los vehículos de alquiler con conductor (VTC). A este respecto, los representantes de la Federación trasladaron al Director General la alarmante situación que se comienza a vivir en nuestra región como consecuencia de la proliferación de licencias de VTC, que afecta en gran medida a ciudades como Toledo y Guadalajara, cercanas a Madrid, pero que también suponen una amenaza para el taxi rural de la región.

En este sentido, desde la Federación Regional del Taxi se demandó al Director General la puesta en marcha de manera urgente de una regulación de las VTC para Castilla-La Mancha. Por su parte, David Merino mostró su disposición a la hora de colaborar con la Federación y trasladó el interés del Gobierno regional en atajar este problema y la voluntad de iniciar una regulación, escuchando las propuestas del sector del taxi.

Entre estas propuestas, algunas de las que se presentaron, tienen que ver con la identificación del vehículo por medio de pegatinas identificativas homologadas por la comunidad, tiempo de contratación previa, la prohibición de la geolocalización o las distancias mínimas restrictivas respecto a zonas de logística de transporte como las estaciones de ferrocarriles, aeropuertos o paradas de taxi.

A través de estas propuestas, se pretende evitar que se produzca, como hasta ahora, una competencia desleal por parte del servicio prestado por las VTC, dentro de la actividad que es propia del taxi.