El Consejo de Gobierno ha acordado en su reunión semanal declarar Bien de Interés Cultural, en la categoría de Bien Inmaterial, la fiesta de ‘La Endiablada’ de Almonacid del Marquesado (Cuenca), que se celebra cada año los primeros días de febrero en honor a la Virgen de la Candelaria y San Blas.

‘La Endiablada’ de Almonacid del Marquesado, declarada Bien de Interés Cultural
Blanca Fernández ha calificado esta celebración como una de las “más emblemáticas de nuestra región” y ha reiterado el apoyo del Ejecutivo autonómico “a los pueblos que trabajan a diario para conservar las tradiciones y fiestas que son un indudable atractivo turístico y parte de nuestra seña de identidad”.

‘La Endiablada’ es una las tradiciones más antiguas de Castilla-La Mancha y con este reconocimiento “queremos poner en valor un patrimonio inmaterial vivo que ha permanecido inalterable a lo largo del tiempo, que tiene un gran valor representativo y simbólico y que además constituye las señas de identidad, no solo de esta localidad, sino de toda nuestra región”. “Por todo ello, consideramos que se merece esta declaración”, ha explicado la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández.

La consejera ha recordado que el Gobierno regional declaró en el año 2010 esta fiesta de Interés Turístico Regional y ahora, “con esta nueva declaración, volvemos a mostrar el apoyo a esta localidad porque entendemos que mantener vivas las tradiciones tiene una gran importancia desde el punto de vista turístico y cultural”.

‘La Endiablada’ es el nombre de esta manifestación festiva de tradición inmemorial en la que más de cien ‘Diablos’ ataviados con trajes de llamativos colores y grandes cencerros colgados a la espalda recorren las calles del pueblo, acompañados por las llamadas ‘Danzantas’, sacando en procesión a los santos y dedicándoles danzas y saltos.

Durante siglos, se ha celebrado en esta localidad entre cuya ciudadanía se ha transmitido oralmente, de generación en generación, una leyenda que explica los orígenes de ‘La Endiablada’, tanto para la Virgen de las Candelas como para San Blas.

“Al declarar esta fiesta como Bien de Interés Cultural, el Gobierno de Emiliano García-Page quiere ensalzar la labor que durante siglos ha mantenido y enriquecido su población al mantener viva la tradición. Además, estamos convencidos de que la declaración y protección de estas fiestas populares servirán para impulsar el turismo no solo en la localidad sino en la comarca”, ha dicho la consejera al respecto.

Blanca Fernández ha calificado ‘La Endiablada’ como una de las fiestas más “emblemáticas de Castilla-La Mancha” y ha explicado que la política del Ejecutivo autonómico “pasa por respaldar a los pueblos que trabajan a diario para conservar las tradiciones y fiestas que son un indudable atractivo turístico y parte de nuestra seña de identidad”.

La consejera portavoz ha recordado que en estos momentos Castilla-La Mancha cuenta con 666 Bienes de Interés Cultural y Patrimonial y Expresiones de Interés Patrimonial. Desde 2015, el Gobierno ha realizado 53 declaraciones patrimoniales, de las que 20 han sido bien de interés cultural, 16 bien de interés patrimonial, cuatro elementos de interés patrimonial, un bien mueble y 12 bien inmueble.

“Esto da cuenta del compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con la protección y salvaguarda del patrimonio material e inmaterial, algo fundamental no solo para articularnos como sociedad y entender lo que somos dentro de un marco de Estado, sino también para potenciar el turismo rural y con ello la economía de muchos municipios”, ha remarcado.

 
Comparte esta noticia: