La Diputación de Guadalajara invierte más de un millón de euros en mejorar 25 km de carreteras en la punta noroeste de la provincia
• Se trata de cinco tramos que enlazan entre sí y con El Cardoso de la Sierra y la Comunidad de Madrid las pedanías de Peñalba de la Sierra, Colmenar de la Sierra, Corralejo, Cabida y Bocígano.

El vicepresidente cuarto de la Diputación de Guadalajara, David Pardo, responsable de Infraestructuras Viarias se ha desplazado al extremo noroeste de la provincia para supervisar personalmente los trabajos que se están realizando para conservación y mejora de carreteras en el entorno de El Cardoso de la Sierra.

Se trata de un proyecto adjudicado con un presupuesto de 1.142.253 € para mejorar el estado de 25 km de carreteras, que enlazan entre sí y con el municipio de El Cardoso de la Sierra y la Comunidad de Madrid las pedanías de Peñalba de la Sierra (GU-187), Colmenar De la Sierra (GU-180), Corralejo (GU-181), Cabida (GU-184) y Bocígano (GU-223).

Las obras se están llevando a cabo en tres fases y consisten en el refuerzo de las mismas con el extendido y compactado de una capa de aglomerado asfáltico en caliente de 5 centímetros de espesor. En la carretera GU-187, con una longitud de 5,6 km, esta capa se extiende sobre un ancho de calzada de 5,5 metros. En el resto de carreteras, el firme se extiende en un ancho de 5 metros.

El proyecto también incluye los trabajos de señalización horizontal y el recrecido de paseos con material granular. Ya se han completado la mayor parte de los trabajos proyectados y actualmente queda por realizar el refuerzo con aglomerado asfáltico en las carreteras GU-180 (Colmenar de la Sierra) y GU-223 (Bocígano), así como el recrecido de paseos en toda la longitud proyectada.

Renovación de redes de agua potable.

Por otra parte, la Diputación ha realizado también una obra de renovación de la red de agua potable en Bocígano y Colmenar de la Sierra. La actuación en ambas pedanías de El Cardoso de la Sierra, incluida en los Planes Provinciales de 2016, ha supuesto una inversión de 85.000 €.

En este caso, se han sustituido las tuberías que se encontraban en mal estado en distintas calles de los dos núcleos de población, por nuevas conducciones con diámetros de 75 y 90 milímetros y 10 atmósferas de presión, así como las acometidas domiciliarias.