Este pasado viernes el Boletín Oficial de la Provincia ha publicado la resolución de las subvenciones a los proyectos de cooperación internacional al desarrollo correspondientes al 2019. Este año la cuantía total asciende a 72.000 euros que irán repartidos en cuatro proyectos de Cáritas, Manos Unidas, Cruz Roja y Proyecto Hombre que han obtenido una ayuda de 18.000 euros cada uno.

La Diputación de Cuenca concede ayudas por valor de 72.000 euros para proyectos de cooperación internacional al desarrollo
Cáritas, Cruz Roja, Manos Unidas y Proyecto Hombre serán las organizaciones sin ánimo de lucro que desarrollarán estos proyectos en diferentes países

La diputada de Servicios Sociales, Lorena Cantarero, se ha mostrado muy satisfecha de la implicación que tiene la institución provincial en proyectos internacionales, sobretodo ha puesto en valor “la optimización de recursos que hacen estas organizaciones, ya que exprimen al máximo los fondos que reciben para ayudar al mayor número de gente”. Además, esta ayuda es fundamental para las organizaciones que la reciben y muestran el carácter solidario que tiene toda la provincia de Cuenca.

Cruz Roja Española continuará con sus proyectos en Ruanda que tienen como objetivo mejorar las condiciones de vida de la población del distrito de Bugeresa. La organización sin ánimo de lucro trabajará para implementar el acceso al agua potable, así como ayudar a la población local a mejorar sus oportunidades laborales a través del sector primario, así como con otras posibilidades que ofrece la situación socioeconómica de este lugar.

Manos Unidas contará con 18.000 euros para un programa integral con el objeto de restituir el derecho a la educación de los niños y niñas del pueblo de Kagrin, en la provincia de Passoré de Burkina Faso.

En Nicaragua, el proyecto de la Fundación Solidaridad del Henares-Proyecto Hombre está centrado en un programa terapéutico-educativo destinado a hombres y mujeres que han sufrido problemas de adicción, violencia y exclusión social, para que, a través de un proceso de aprendizaje y crecimiento personal, puedan realizar en régimen residencial o ambulatorio, un cambio en su vida que les capacite para rehabilitarse y reinsertarse en sociedad, saliendo de los círculos de exclusión generados por las adicciones, delincuencia y violencia.

En el caso de Cáritas Diocesana de Cuenca, su proyecto que tiene como finalidad la construcción de una biblioteca y sala de usos múltiples dentro del centro de formación para mujeres de Glodjibé, situado en la periferia de Cotonou, Benín.

Por último, Cáritas Diocesana de Cuenca llevará a cabo una iniciativa en la República del Congo. Se respalda con una subvención de 18.000 euros un proyecto dirigido a aliviar las condiciones de vida de los menores desplazados por el conflicto armado en el departamento del Pool, República del Congo. Así se trabajará para dar cumplimiento al derecho a la alimentación y la educación de estos menores víctimas del conflicto.