La DGT inicia en Guadalajara una campaña especial de control de alcoholemia y drogas al volante
• En junio pasado se practicaron 4.500 pruebas de alcoholemia en una campaña similar

La Dirección General de Tráfico  (DGT) empieza hoy una campaña especial de vigilancia y concienciación sobre el riesgo que supone el consumo alcohol y drogas al volante. Durante una semana, hasta el día 15 de ese mismo mes, los agentes del Subsector de Tráfico de Guadalajara, así como distintas policías locales de la provincia, intensificarán los controles sobre estos factores de riesgo, que aparecen como concurrentes o desencadenantes en un tercio de los accidentes mortales.

De hecho, su presencia en la conducción multiplica entre dos y 15 veces el riesgo de sufrir un accidente, dependiendo de la tasa. Por eso, la única tasa segura es 0,0%. Además, el alcohol y las drogas no solo están relacionados con una mayor accidentalidad, sino que también repercuten en una mayor mortalidad al empeorar el pronóstico de las lesiones. En el conjunto de España, el porcentaje de conductores fallecidos con resultado positivo por alcohol y/o drogas en el año 2018 fue del 35%.

En una campaña similar desarrollada a primeros del pasado mes de junio, se realizaron más de 4.500 pruebas de alcoholemia en nuestra provincia, de las cuales resultaron positivas el 1%. En el caso de drogas, fueron positivas el 35% de las 43 pruebas realizadas. Los resultados de las campañas de 2018 estuvieron en porcentajes similares. Estos controles tienen como objetivo prevenir la conducción bajo los efectos del alcohol y de las drogas ilegales. Un aumento del número de controles lleva aparejada una reducción en el número de accidentes con víctimas.

Efectos del alcohol en la conducción

De 0,3 hasta 0,5g/l

(Inicio zona de riesgo)

De 0,5 a 0,8g/l

(Zona de alarma)

De 0,8 a 1,5g/l

(Conducción peligrosa)

De 1,5 a 2,5g/l

(Conducción altamente peligrosa)

Aumento tiempo de reacciónPeor percepción de distanciaGraves problemas de percepciónGraves problemas de percepción, de atención, de control y coordinación
Se subestima la velocidadProblemas de visiónGrandes problemas de atención y  coordinación
Problemas de coordinaciónIncremento de la somnolencia

 

De 0,3 a 0,5 g/l: Excitabilidad emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se duplica.

– De 0,5 a 0,8 g/l.: Reacción general más lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbación motriz, euforia en el conductor, distensión y bienestar, tendencia a la inhibición emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 5.

– De 0,8 a 1,5 g/l.: Estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pérdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinación, dificultades de concentración de la vista, disminución notable de la vigilancia y percepción del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 9.

-De 1,5 a 2,5 g/l: El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 15.

Legislación y sanciones

La presencia de alcohol y otras drogas en el organismo durante la conducción está perseguida tanto por vía administrativa como penal.

Vía administrativa: La Ley de Seguridad fija las tasas máximas de alcohol permitidas para los conductores. Así como la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo.

Sanciones

Vía Penal: El capítulo IV del Título XVII del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico y establece las siguientes penas por conducir con exceso de alcohol o bajo la influencia de drogas, así como por negarse a someterse a las pruebas de detección.