La alcaldesa de Beamud, Raquel Oliver, se ha marcado como objetivo prioritario el acondicionamiento del camino que une su municipio con la localidad de Buenache de la Sierra, intentando, de esta manera, dar respuesta a la demanda generalizada de sus convecinos. Y así se lo ha trasladado al presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, en el transcurso de la reunión mantenida esta semana en el Palacio Provincial.

Prieto, consciente de la importancia de este camino para los vecinos de la zona, ha manifestado a la alcaldesa la voluntad de la Diputación de acometer ésta y otras obras similares en otros puntos de la provincia, aunque le ha explicado que aún está a la espera de que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha concrete cuál va a ser su colaboración con la institución provincial en esta materia.

Ante esta situación, la alcaldesa de Beamud ha mostrado su deseo de que el Gobierno regional clarifique pronto su colaboración con la Diputación en este asunto tan importante para los municipios de la provincia, ya que, según ha dicho, el acondicionamiento integral del camino Beamud-Buenache de la Sierra es de tal envergadura que requiere de la participación de ambas instituciones.

Y es que, tal y como ha detallado, estamos hablando de mejorar un camino que fue bacheado el pasado año, pero que resultó a todas luces insuficiente. Un camino muy utilizado por los vecinos de Beamud para ir a la capital, así como por el servicio de ambulancias y el transporte de viajeros. No en vano, Oliver ha puntualizado que por él se acorta la distancia a Cuenca en 20 kilómetros con respecto al otro itinerario por Uña y Villalba de la Sierra, por el que se recorren un total de 56 kilómetros.

Por ello cree indispensable el acondicionamiento de este camino, al igual que se hizo el pasado año con el existente entre Beamud y Valdemoro. En ese caso, gracias al convenio suscrito entre la Diputación y la Consejería de Agricultura del Gobierno regional, se invirtieron 366.078,14 euros en la mejora de 12,18 kilómetros. Actuación que consistió en la limpieza de cunetas, la compactación del firme, la pavimentación mediante un tratamiento superficial de riegos asfálticos, la instalación de biondas allí donde fue necesario y la señalización vertical. Y eso es, según Oliver, lo que pide para este camino tan necesario para los vecinos de su municipio.