La Junta de Cofradías, el Obispado de Cuenca y el Grupo Turbas han firmado la Concordia de colaboración por la que la Junta de Cofradías reconoce la personalidad jurídica otorgada a las Turbas de Cuenca en el actual reglamento. El acto de firma ha tenido lugar en la Sala Guerra Campos de la sede de la Junta de Cofradías y a la misma han asistido el presidente de la JdC, Jorge Sánchez Albendea; el vicario general de la Diócesis, Antonio Fernández; y el secretario-presidente del Grupo Turbas, Antonio Garrote.

JdC, Obispado y Grupo Turbas ratifican la Concordia de colaboración mediante la firma oficial
• El acto de firma ha tenido lugar en la Sala Guerra Campos de la sede de la Junta de Cofradías.

La concordia, que fue aprobada por mayoría y sin ningún voto en contra en la última Junta General de la JdC, es una figura legal de colaboración mediante la que el Grupo Turbas lleva meses trabajando para llegar “al pleno cumplimiento del Reglamento de Las Turbas de Cuenca”. Suscrita de común acuerdo entre las Turbas de Cuenca, la Junta de Cofradías de Semana Santa y el Obispado de Cuenca, establece que la Junta de Cofradías reconoce la personalidad jurídica otorgada a las Turbas de Cuenca en el actual reglamento.

De este modo, las Turbas de Cuenca “serán convocadas por el órgano competente de la Junta de Cofradías que trate cualquier asunto relacionado con la Procesión Camino del Calvario”, así como la JdC “citará, en tiempo y forma, a las Turbas de Cuenca a cuantas Juntas Generales celebre” y “cursará invitación al Secretario-Presidente de la Junta Regidora de las Turbas de Cuenca a cuantos actos sean organizados por esta”, tal y como se recoge en el texto de la concordia aprobada en Junta de Diputación primero y en la Junta General del martes, después.

Por su parte, las Turbas de Cuenca “colaborarán económicamente conforme al presupuesto general aprobado anualmente por los órganos de gobierno de la Junta de Cofradías” y se comprometen “a adoptar cuantas medidas sean oportunas para el buen funcionamiento de la Procesión Camino del Calvario, siempre en coordinación con la Junta de Cofradías, así como a responsabilizarse de todos aquellos turbos acreditados que hagan una inadecuada interpretación del rito de las Turbas de Cuenca”. El último punto de la concordia establece que la misma “podrá ser derogada por cualquiera de las partes firmantes si entendiesen que los fines pretendidos por el Reglamento de Las Turbas de Cuenca no son cumplidos”.

Un paso adelante fundamental

Para el vicario general de la Diócesis, Antonio Fernández, la firma de la Concordia “es importante porque es muy importante nuestra Semana Santa. Y esa importancia que tiene para nuestra ciudad, para nuestra tradición y para lo que supone para Cuenca, y una Semana Santa que no se entiende sin el Viernes Santo, hacen que la firma de esta Concordia sea un momento histórico en cuanto que es fundamental coordinar todas las fuerzas que tenemos en la Semana Santa de Cuenca y coordinar todas las procesiones, porque eso siempre va a favor de nuestra ciudad y a favor de nuestra Semana Santa, que es lo que nos interesa”.

En este sentido, Fernández recalca que “esta Concordia da un paso muy importante, con esa buena disposición por parte de la Junta de Cofradías, que agradecemos desde el Obispado profundamente, así como del Grupo Turbas, que indudablemente también agradecemos muchísimo”. El vicario general de la Diócesis ha destacado que “comenzamos una nueva etapa en este entendimiento que siempre ha habido”.

Por su parte, el secretario-presidente del Grupo Turbas, Antonio Garrote, expresaba el agradecimiento del Grupo tanto a la Junta de Cofradías como al Obispado de Cuenca – y en especial a la figura de monseñor José María Yanguas – y a las hermandades que forman Camino del Calvario, por este avance en la relación del Grupo Turbas con la institución nazarena. “Realmente es un paso muy importante que hemos dado porque siempre hemos entendido que Las Turbas es muy importante en la Semana Santa de Cuenca y nos daba mucha pena estar fuera de la Junta de Cofradías, porque somos nazarenos de la procesión Camino del Calvario. Por eso, siempre hemos pensado que teníamos que estar en la Junta de Cofradías con nuestra voz, para que se nos oiga”.

Garrote ha querido agradecer el gesto y el paso adelante “de parte de todos esos turbos que salimos, de los que ya no están con nosotros y que siempre añoraban estar en la Junta de Cofradías, así como de parte de nuestro presidente anterior, José Miguel Hernansáiz”. Tanto Antonio Fernández como Antonio Garrote y Jorge Sánchez Albendea han deseado que la procesión Camino del Calvario de este año se celebre sin contratiempos y sea una de las mejores de la historia.

 
Comparte esta noticia: