De izquierda a derecha: Félix Benito, José Luis Muñoz, David Moya y Marifé Marchante

La Plaza del Ayuntamiento de Jábaga era el punto de reunión familiar para participar en un entrenamiento de orientación. Familiar porque, la convocatoria, en esta ocasión, consistía en un entrenamiento en el que participaban unos 30 corredores, entre mayores y niños, en lo que se llama carrera de orientación que, por cierto, cada día cuenta con más adeptos. Sí, es cierto. Hoy estamos haciendo una carrera de entrenamiento para difundir el deporte de la orientación, sobre todo para gente que no lo conoce. Se trata de un recorrido sencillo de 7 kilómetros de longitud, aunque con ciertos desniveles, y 19 puntos de control sencillos de encontrar me dice David Moya, vocal del Club de Orientación y Montaña (COMCU), bajo la pequeña carpa instalada junto al mosaico colocado contra la violencia machista.

La plaza es un devenir de gente de todas las edades que, a la hora prevista, además de inscribirse, recibe

Participantes a punto de iniciar la prueba.

el material con el que deberán participar en la carrera. Un mapa que, a simple vista, es eso. Son mapas de orientación que se cartografían en base a un reglamento ya fijado para este tipo de carreras. Llevan colores y simbologías para permitirnos identificar la topografía del terreno: llanos, cuestas, caminos y los puntos de control por los que deben pasar y en los que encontrarán, como señal, una especie de baliza con los colores naranja y blanco. Pero, en esa baliza, identificada por un número -recordemos que cada participante tiene 19-,  hay además un aparato electrónico en el que el corredor tiene que registrar su paso. Es un mapa sencillo, con sus curvas de nivel y colores que tipifican la vegetación que van a encontrar y las posibles dificultades que, hoy, son pocas, añade David.

Mapa de la prueba.

Una cosa importante en este tipo de carreras de orientación es que, además del mapa, sólo se permite el uso de la brújula: , mapa, que es el que damos a cada grupo de corredores y la brújula, sin GPS ni teléfono móvil. Tendrán que hacer el recorrido en el menor tiempo posible y llegar a la meta, aclara David.  Hay muchas modalidades de carreras de orientación y, el orden para pasar por los punto de control, es aleatorio. Cada corredor elige su ruta pero es obligatorio pasar por todos los puntos.

Hoy es entrenamiento pero, el sábado próximo, tendrá lugar en Jábaga una carrera oficial programada dentro del Circuito de Diputación Provincial que, a su vez, es la del Campeonato Escolar de Castilla La Mancha en la que participarán unos 200 corredores sobre un circuito que será trazado según las edades de los participantes y que irá desde un kilómetro  a los 7 de los mayores.