Un estudio publicado por investigadores de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) pone de manifiesto la importancia de analizar los elementos atmosféricos desde diferentes enfoques simultáneamente para poder establecer las interacciones y relaciones de dependencia entre ellos, puesto que la atmosfera es un ambiente único y continuo que los contiene a todos y habitualmente se han analizado de forma separada.

Investigadores de la UCLM ofrecen una perspectiva multidisciplinar y pionera sobre la calidad del aire del centro peninsular
Involucra a las áreas de Química Física, Tecnología de Alimentos, Física de la Tierra, Bioquímica y Biología Molecular y Química Analítica

La investigación, que involucra a las áreas de Química Física, Tecnología de Alimentos, Física de la Tierra, Bioquímica y Biología Molecular y Química Analítica, se ha llevado a cabo a partir de los datos recabados por un captador ubicado durante un año en la terraza del edificio de Sabatini, en el Campus de la Antigua Fábrica de Armas de Toledo. A partir de las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2,5), el equipo ha cuantificado y analizado tanto los metales asociados como las poblaciones de microorganismos (hongos y bacterias), con el objetivo de caracterizar sus potenciales relaciones y dependencias y su evolución estacional, diaria y horaria.

Por otra parte, utilizando modelos de dispersión se han analizado los mecanismos atmosféricos y las fuentes de todos estos elementos, concluyendo que en ningún caso los niveles detectados están cerca de los límites establecidos por la legislación y que las fuentes responsables de las partículas son principalmente las calefacciones domésticas y el polvo en suspensión procedente del Sahara. En el análisis de los microorganismos no se han observado diferencias estadísticamente significativas con las estaciones.

 
Comparte esta noticia: